¿Conoces el Kintsugi? La técnica japonesa que invita a abrazar las imperfecciones

De una tradición y arte milenario que celebra las imperfecciones de los objetos, el Kintsugi se ha convertido en toda una filosofía de vida y ahora también de la cosmética. Sobre la premisa de que las imperfecciones son lo que nos hace únicas y especiales, esta técnica abre un enriquecedor camino hacia una nueva forma de entender la belleza.

En Japón, cuando un objeto de cerámica se quiebra no se bota, sino que se repara con oro cada grieta para construir una nueva pieza, esta vez imperfecta, pero llena de historia. La tradición oriental dice que esas marcas es lo que da más valor a los objetos, ya que hablan de su pasado y es lo que los hace especiales y únicos. Ninguna grieta será igual a otra y ahí está su infinita riqueza.

Sobre esta premisa, el Kintsugi se ha convertido en toda una filosofía de vida, que más allá de los delicados objetos de cerámica propone abrazar nuestras imperfecciones y cicatrices físicas o del alma, para verlas como grietas únicas, como una prueba de lo que hemos vivido y de lo que hemos superado.

En cosmética, el Kintsugi se aplica aceptando y mostrando con orgullo las señas del paso del tiempo, como un auténtico camino para alcanzar la felicidad y el equilibrio emocional. La clave está en aceptar aquello que nos hace únicas y cuidarnos desde ahí, sin vivir intentando ocultarlas.

La firma de cosmética japonesa Shiseido ha sido una de las pioneras en incorporar esta filosofía en sus líneas de productos “La belleza de las cicatrices de la vida”, a través de una propuesta que invita a utilizar la cosmética para mejorar el bienestar del rostro, realzando la belleza y abrazando los signos del paso del tiempo. Por su parte Viokox, firma de cosmética española, también se ha sumado a la tendencia con su marca Skintsugi.

“La vida, como ocurre con los objetos valiosos, no es perfecta. (…) En Shiseido no creemos en una belleza estereotipada, valoramos la belleza que surge de la diversidad y autenticidad de las personas, así como de su recorrido vital. Entendemos la belleza como una fuerza que emana desde el interior, un sentimiento que vale la pena compartir”, explica Ainhara Viñarás, Directora General de Shiseido Ginza Tokyo España.

¿Cuáles son los pasos del Kintsugi y cómo aplicarlos en el cuidado de nuestra piel?

Recoge las piezas rotas. Acepta tu piel tal como es y visualiza como quieres cuidarla en el futuro.

Ensamblaje. En lugar del oro que se utiliza para reparar la cerámica, identifica qué productos te servirán para reparar tu piel con amor y responsabilidad.

Espera. Para que el oro una las piezas rotas de cada objeto, no hay más que esperar. Así mismo hazlo con tu piel, sé paciente para darle tiempo a que se repare y confía en su proceso de sanación.

Revelación. Tal como el oro le dará una nueva luz a este objeto, aprende a ver la luz propia con que brilla tu piel.

Asume y abraza tus imperfecciones. Cuando el proceso ha finalizado, llega el momento de mostrar esas marcas sin miedo, de hacerlas tuyas y de asumirlas con orgullo, porque cada grieta es parte de tu historia.