Los hábitos sustentables para incorporar este 2020

El hábito parte por casa. En época de catástrofe, te invitamos a tener más consciencia por el planeta y realizar pequeños cambios puertas adentro, que seguro marcarán la diferencia en tu estilo de vida. Desde reciclar la basura hasta cómo organizar el menú semanal para no desperdiciar comida; descubre aquí los consejos que te harán cambiar de actitud frente a la vida de hoy.

Recicla la basura

Lo primero que debes hacer es tener al menos 3 contenedores y ubicarlos justo afuera de la logia, por cuestiones prácticas. En el primero debes depositar plásticos (desde envases de champú hasta las bolsitas en que vienen las verduras del supermercado); en el segundo, cartón; y en el tercero, latas (puedes también tener un cuarto para depositar los vidrios). Cerciórate que cada uno de ellos esté bien cerrado con una tapa. Si quieres ser más creativa, puedes ponerle a cada uno de ellos el nombre de su finalidad con letreros de pizarra, de esta forma el hábito resultará menos tedioso si es tu primera vez en esto y estéticamente más agradable. Asegúrate también, que todos los miembros de la casa colaboren con esta labor, desde los más chicos a los más grandes. Si lo haces en familia también se pierde el miedo y resulta más fácil de hacer.

Tu propio huerto

Hacer un huerto en la casa es fácil, barato y terapéutico. Donde lo ubiques dependerá del espacio que tengas, puede ser en un pedacito de tu terraza, lo puedes hacer de un modo vertical o bien en un área más extendida. Lo importante es que le llegue sol, pero antes debes preguntarte: ¿tu espacio tiene más sol o sombra? ¿El sol es directo? ¿Cuántas horas de sol le llega al día? Esto es importante porque un huerto no siempre te permite plantar lo que a ti te gusta. En cuanto a la elección de tiesto o recipiente debes elegir algo fácil, comprar unos rectangulares o bien puedes usar frascos de vidrio en desuso. Sin embargo, a la hora de elegirlos piensa bien qué quieres plantar, pues algunas plantas necesitan más tierra que otras para crecer. Las hierbas aromáticas (como perejil, albahaca o tomillo) se dan muy fácil, y las papas y tomates también. Prueba lo siguiente: al comer un tomate comprado en el supermercado o verdulería, saca unas cuantas semillas de él y ponlas en tu recipiente con la tierra. Si tienes suerte, y con la ayuda del sol y el agua, ¡estás se darán en un santiamén!

Menú semanal de comidas

Esto te ayudará a no comprar de más y a no desperdiciar comida que tengas en el refrigerador. Puedes hacer las combinaciones que quieras, siempre de acuerdo a tu presupuesto. Aquí lo importante es ser consciente, y mientras más creativa te pongas, mejor.

DIY con lo que ya no usas para darle nueva vida

Aquí las opciones son infinitas. Puedes, por ejemplo, tomar un jeans viejo, que ya no uses, y convertirlo en preciosos individuales para comer. Esto no es nada difícil, debes cortar en forma rectangular la tela, luego le haces una pequeña basta por todos sus lados, y a plancharlo. ¡Listo! Tendrás ropa de mesa nueva y si gastar ni un peso, en una tarde.

Envolver regalos con telas viejas también es una buena idea. En la foto, el envoltorio al estilo japonés Furoshiki.