Si hay un momento para perfeccionar los autoretratos y selfies es este, ¡atenta a estos tips de un fotógrafo de moda!

En plena era de las comunicaciones y redes sociales, las fotografías son una forma de expresarnos al mundo (y también de mostrarnos, no nos hagamos). Desde que los hogares se transformaron en oficina, gimnasio, restaurante y zona de descanso, son también nuestro único ‘estudio’. Hablamos con el fotógrafo publicitario y de moda, Patricio Roldán (@patricioroldan), para conocer los mejores trucos para lograr un autorretrato nivel pro.

La selfie: ¿ojos más grandes o mandíbula prominente?

Consideremos que en el caso de la selfie tenemos el celular en la mano. “Hay dos tipos de personas, quienes prefieren tomarse la foto desde arriba –generalmente el público femenino-, porque eso ayuda a que los ojos se vean más grandes, se ve el mentón más fino y el rostro más ‘joven. Y otros, como yo, que optan por un ángulo desde abajo, porque alarga la cara y se ve la mandíbula más prominente”, explica Patricio. Si optas por una selfie no te olvides de la expresión de los ojos, “expresar la emoción del momento es muy importante”, agrega.

También puedes jugar con planos cerrados de la cara. Este momento es ideal para experimentar.

Aprovecha los objetos a tu alrededor

Espejos, vasos, madera… usa las texturas para jugar y crear constrastes, volúmenes y propuestas más creativas.

El ángulo ideal para un autoretato

Patricio Roldán / Foto de Instagram.

Si quieres tomarte una fotografía de cuerpo completo o medio cuerpo, un buen ángulo se logra al poner la cámara a la altura de la cadera, “eso ayuda a que el cuerpo se vea estilizado y se luzcan las facciones (si te quieres ver más alto puedes poner la cámara un poquito más abajo)” aconseja el fotógrafo.

La ventana, la mejor luz

Autorretrato de Paticio Roldán / Foto Instagram

En cuanto a iluminación, la mejor luz es la de la ventana. “Esa luz rebotada o de sombra como también se llama y que es cuando no tienes la luz directa. Es suave, no marca las imperfecciones y se ve todo más armónico y homogéneo”, argumenta Roldán.

Que los platos sucios no se lleven el protagonismo

Para los fondos, prefiere usar aquellos más bien limpios, “recomiendo preocuparse que no hayan cosas sucias detrás y que no llame la atención más que uno”.

¡Ya tienes los consejos del experto! Ahora es tu turno para jugar y probar, “uno tiene que encontrarse en la cámara y descubrir qué cosas le gustan”, afirma el fotógrafo.