Este es el secreto que llevó a la manicure rusa al peak de popularidad

Está de moda hace más de un año y, aunque ha avanzado a paso lento, goza de una reputación fuerte de calidad y prolijidad. Hablamos de la manicure rusa, que, de partida no viene de Rusia, pero goza de su momento más popular (sobre todo en Instagram). ¿Destronará a la manicure tradicional? Aquí develamos el secreto de su buena fama.

La manicure rusa es una técnica que pone especial énfasis en remover la cutícula. La idea es dejar la uña limpia, muuuuuy pulcra para que el esmalte se luzca perfectamente. A diferencia de la manicure tradicional, la rusa utiliza un torno eléctrico para trabajar la cutícula. De esta manera, con más espacio “limpio” entre la piel y la uña, el esmalte queda lo más pegado al comienzo de la uña.

El secreto de su éxito

Estiliza el aspecto de las manos, las uñas se ven más limpias y permite que el esmaltado dure más tiempo, porque se nota mucho menos el crecimiento -algunos dicen que puede durar hasta tres semanas-. Favorece a todo tipo de uñas y a quienes las tengan pequeñas lograrán alargarlas visualmente sin necesidad de recurrir a extensiones.

 

Como el trabajo con la cutícula es mucho más profundo, esta no es una manicure para hacer en casa, prefiere siempre acudir a profesionales con experiencia que cuiden tus uñas y retiren esta piel con mucho cuidado. Fíjate siempre que las herramientas estén esterilizadas.

La manicure rusa consigue un resultado muy pulcro y hace ver las uñas más largas gracias al trabajo que hacen con la cutícula.

La Directora Creativa de @amuletteskin y fashion influencer, Nicole Putz, es una asidua de este tipo de manicure, cuyas bondades comparte a través de sus stories, mientras nos muestra como la salud de sus uñas no se ha visto perjudicada.

Nicole Putz (@nicoputz) es fanática de la manicure rusa, constantemente comparte las bondades de la técnica en sus stories.

La recomendación es llevarlas redondeadas para evitar que se quiebren y/o enganchen, puedes llevarla en tonos neutros o el clásico rojo, así como apostar a estilos más extremos como las stiletto (muy largas y terminadas en punto) o las ballerina (también largas pero rectas en las puntas).

¿Cómo las llevarían ustedes?