Esto es romper con estilo: Las veces en que Meghan Markle se salió del protocolo

Mientras está en el ojo del huracán -tras anunciar ayer junto a Harry que abandonarían sus funciones como los duques de Sussex para buscar independencia financiera y una nueva vida-, repasamos todas las veces en que Meghan Markle se salió del protocolo y rompió las normas con total estilo.

A diferencia de Kate y William, Meghan y Harry no tienen reparos en abrazarse o besarse en público. Antes de casarse, por ejemplo, pasaron la navidad juntos –situación solo permitida para los miembros oficiales de la familia real-.

 El protocolo indica que los miembros de la realeza deben permanecer ‘profesionales’ en sus apariciones públicas, dejando de lado demostraciones de afecto.

Cruzar las piernas al sentarse o peinados más desprolijos…. Pueden parecer cosas muy simples para nosotros, pero para la Corona responden a un protocolo bastante estricto que Meghan se ha saltado olímpica (y estilosamente) en variadas ocasiones. Estas son nuestras favoritas:

Oops, ¡piernas cruzadas!

El negro a los funerales ¿o no?

En la corona británica solo se viste de negro para asistir a funerales, sin embargo, la duquesa lo lleva en sus actividades cotidianas e incluso lo usó en el British Fashion Awards en 2018, con las uñas pintadas del mismo color, otra regla quebrada: ¿sabías que a las mujeres de la realeza se les pide llevar esmalte nude o transparente en las uñas?

Dos reglas rotas: uñas negras y vestido del mismo color, en teoría solo apriopiados para funerales.

Diseño británico y peinados elegantes

Aunque se dice los miembros de la Corona deben vestir con diseñadores exclusivos de la Familia Real, lo cierto es que Markle ha preferido otras firmas, tales como Dior o Givenchy. En términos beauty, el pelo de Meghan es otra señal de rebeldía. El protocolo real dicta que las mujeres deben llevar peinados elegantes, sin embargo, en más de una ocasión la duquesa ha usado un moño casual para eventos oficiales.

Faldas midi y medias nude

Al límite del protocolo con este vestido, aunque causó sensación en las revistas de moda internacional.

Las mujeres de la realeza no deben usar nada que resulte provocativo. ¡Chao faldas cortas! Por lo general nunca llegan a más arriba de la rodilla, pero Meghan no ha sido muy firme a esta regla, tampoco al uso estricto de medias nude, es más, se las saltó para el anuncio de su compromiso, ni más ni menos.

Ni alpargatas ni plataformas

El protocolo Real dice nada de cuñas, ni alpargatas… menos plataformas. Peeeero, no solo Meghan se hizo la loca con esta norma, también lo hizo su cuñada Kate Middleton.

¿Será Meghan realmente tan rebelde o acaso las normas están obsoletas?