Una casa fresca es posible sin aire acondicionado

Estamos en un verano mucho más caluroso al usual y mantener fresca la casa resulta más desafiante. El termómetro no perdona, pero el aire acondicionado no es la única solución. Estos trucos domésticos te permitirán prescindir de él y así evitar que la cuenta de la luz se dispare, mientras cooperamos con el medio ambiente, tan importante y necesario.

1.- Abre (y cierra) puertas y ventanas estratégicamente

Puede parecer contradictorio, pero en los días muy calurosos, abrir las ventanas sólo hará que en tu casa suba la temperatura. Las ventanas y persianas actúan como un escudo ante calor, contribuyendo a mantener el interior fresco. Mientras tanto, abre las ventanas que den hacia la sombra. Considera este tip al salir de casa, o ventila todo muy temprano, cierra todo y vuelve abrir en la tarde-noche para volver a refrescar.

2- ¡Más plantas en tu casa!

Las plantas pueden llegar a disminuir un algunos grados de temperatura de espacio, gracias a la evaporación que realizan a través de sus hojas. Mantén una buena jungla interior. Además, si cuentas con una terraza o balcón que recibe mucho sol, es buena idea crear una ‘cortina’ natural con trepadoras. Estas ayudarán a mantener fresca la pared que recibe los rayos del sol y, por tanto, el interior de tu casa.

3. Un ventilador estratégicamente localizado

Bien ubicados pueden provocar una sensación térmica de hasta 5 grados menos. ¡Una gran diferencia si el termómetro sobre pasa los 30°C! En el caso de los ventiladores de techo, se deben fijar para que giren hacia la izquierda, de esta forma conseguiremos que muevan el aire caliente hacia el techo. Eso sí, ten en cuenta que los ventiladores de techo enfrían a las personas, no las habitaciones. Apágalo cuando salgas de la habitación.

4. Estudia la orientación de la luz

Pon atención a las horas en que el sol entra directo por las ventanas y puertas. Las orientaciones este reciben el sol de las mañanas y aquellas hacia el oeste, por las tardes. Haz un mapa mental de tu casa y determina qué zonas reciben sol a qué horas. Esto permitirá planificar los espacios a usar / proteger durante el día.

5.- Desconecta aparatos electrónicos

Los electrodomésticos ( TV, cargador de celular, radio, etc.) emiten calor cuando están en funcionamiento, incluso si están en desuso, lo que se conoce como consumo energético fantasma. Lo mejor es utilizar una zapatilla con un interruptor que facilite desconectar rápidamente con un clic todos los electrodomésticos enchufados en ellas. Desenchufar o apagar interruptores es rápido y marca una diferencia. No pierdes nada con intentarlo.

Con estos hábitos domésticos podrás reducir considerablemente el consumo en climatización durante este verano. Emitirás menos CO2 a la atmósfera y la cuenta bancaria nos lo agradecerá. La eficiencia energética en el hogar repercute en el bienestar de todos. ¡Pruébalo!