¿Conoces Osoji? Empieza bien el año con este ritual japonés

En los últimos años, varios gurús del orden han compartido sus fórmulas para resolver el caos y desorden en nuestros espacios. El método de Mary Kondo, por ejemplo, ya se ha transformado en toda una filosofía de limpieza. Mañana cambiamos de año, es el momento propicio para hablar de Osoji  (大掃除) o “gran limpieza”, el término usado en Japón para cerrar ciclos. ¿Estás preparada?

En Japón, alrededor del 28 de diciembre, justo días antes de cerrar el año, el ritual Osoji sale a la luz. Consiste en limpiar intencionalmente (nada de piloto automático) cada metro cuadrado de nuestra casa, sin dejar ni una pizca de polvo volando en el aire. La idea es empezar desde cero y en armonía el año que viene, apelando a la idea: “Como está mi espacio, estoy por dentro”.

Osoji implica limpiar muebles llegando a todos los rincones, sobre todo aquellos que olvidamos en la limpieza cotidiana, como lámparas, ventanas, y hasta plumones y almohadas. Y va más allá, e incluye separar la ropa que no nos ponemos, un repaso a las cuentas que tenemos por pagar (o cobrar), archivar fotos, tirar boletas de compras caducadas, he incluso ordenar las carpetas del computador… En definitiva, cerrar ciclos y prepararte para comenzar otra vez.

Pon el Osoji en práctica

1.- Empieza por arriba. El polvo acumulado en techos y lámparas parece imperceptible hasta que te ocupas de él. Posiblemente, el plumero sea insuficiente y tengas que frotar con un trapo. La suciedad irá bajando hasta el suelo, que será lo último que limpiaremos en el Osoji. Recuerda hacerlo con intención: mindfulness aplicado a la limpieza.

2.- Lo que se va, realmente se va. Las cajas y bolsas que llenes con lo que ya no vas a usar, deben desaparecer de tu casa inmediatamente. Nada de tenerlas en el patio trasero de la casa, en la bodega o entrada. Lo que sacas de tu vida, se va sin vuelta atrás.

3.- Comprométete con la persona más importante de tu vida: tú, todo el año. A partir de ahora, te tomarás los pocos minutos diarios que cuesta estirar la cama, lavar los platos y mantener la casa al día cada día. ¿Por qué? Un espacio caótico provoca estrés, y no le vamos a sumar más causas de desequilibrio a nuestra vida.

4.- Si hay niños en la casa, deben participar. En el Osoji, los menores colaboran en la limpieza tanto como los adultos (Y en Japón esa limpieza también ocurre en los colegios). Es una forma de que participen en el bienestar común, y también de enseñarles a cuidar de sí mismos en el futuro.

La simbología japonesa de la limpieza

Cada rincón de la casa tiene un significado, por eso su limpieza y orden puede contribuir a mejorar diferentes aspectos de la vida, familia y relaciones interpersonales. Conoce lo que representa cada espacio

* Baño: Dinero y salud.

* WC: Llama la fortuna.

* Alfombra: ¡No espantes el dinero!, trata de lavarla una vez por semana.

* Tina: Trae salud y armonía conyugal limpiando la cañería y manteniendo seco el piso.

* Cocina: Refleja la piel de la mujer y su estado emocional.

* Microondas: Al limpiarlo evitarás estar angustiado y tenso.

* Lavadero: Sécalo cada vez que sea posible, servirá para llamar al dinero.

* Living: El lugar fundamental para la familia. Limpio y ordenado evita peleas y fomenta la unión.

* Cortinas: Limpiar el polvo evitará las peleas o discusiones familiares.

* El piso: Lustrado o trapeado creará ambiente de unidad familiar.

* Entrada: Es el acceso a la buena suerte.

* Zapatera: Impide el paso a las malas vibraciones que trae de la calle, de ahí la costumbre de quitarse los zapatos antes de entrar a la casa.

* Puerta: Coloque una planta verde que, de preferencia, no tenga espinas y atraerá la suerte.

Limpiar, según esta tradición, debe ser un ejercicio de servicio y de reflexión. Bajo la filosofía Osoji es un ejercicio de fortalecimiento espiritual. ¿Te sumas al rito Osoji para un próspero año? ¡ A ordenar!