Estas ideas harán que tu mesa navideña se luzca sin los colores típicos

La mesa nos reúne. Largas conversaciones, risas, sobremesas eternas y un disfrute de muchos sabores… ¡qué importante es esta pieza de mobiliario! Y por lo mismo, entregarle un poquito de amor con una decoración especial para las fiestas es necesario, -además, los comensales lo van a agradecer-. Nos desafiamos a salir de los colores navideños clásicos y armamos una producción que sirve tanto para el comedor y como alguna mesa auxiliar o de centro, ¡dale un vistazo!

Basta con asomarse a cualquier parte para ver rojo y verde por montones. ¿Acaso no hay otra paleta para celebrar la Navidad? ¡Pues, claro! Podemos mantener la sensación cálida de estas fiestas –y también sus motivos- sin ser tan obvias. Elegimos una paleta de tonos neutros fríos, los que combinamos con detalles que aportan la sensación de calidez. ¿Empecemos?

A comer en la previa navideña

Candelabro redondeado de Create & Barrel

Para la cena de Navidad elegimos una paleta de neutros más cálidos y privilegiamos texturas naturales. Lino, hojas verdes y una dosis de dorado. Nos enamoramos de los cubiertos (que además son tendencia pura en términos deco) y los combinamos con una vajilla blanca, con textura para lograr un aspecto sencillo pero rico en sensaciones.

El protagonismo se lo lleva el centro de mesa, con velones importantes, y detalles en dorado. Las ramitas verdes son la dosis justa de naturaleza, nosotras usamos eucaliptus porque se trata de una planta aromática y sumamos luces diminutas, además de una dosis de brillo (estas pelotitas y estrellas las sacamos directamente del árbol de Navidad), pues ¿por qué no?

Sumamos un poco de brillos con este adorno que sacamos del propio árbol. ¡No hay necesidad de complicarse!

Creemos que en ocasiones así los detalles lo son todo. En vez de simplemente poner las servilletas sobre el plato, decidimos anudarlas con un cordel de rafia y ¡vaya que marca una diferencia!

Fuimos un poco más allá y personalizamos los asientos. Un trocito de papel, un marcador dorado y ¡listo!

Personalizar los asientos resulta un detalle que hace más especial esta celebración.

Ahora, a disfrutar.

¡Listos para desayunar!

Una cosa que nos gusta de la Navidad es la sensación cozy y familiar de las mañanas. Un poco más especial que ese desayuno de domingo, que no tiene que ser formal ni aparatoso, pero sí puede ser extra especial en la mañana del 25. Proponemos montar un espacio en una mesa auxiliar o la mesa de centro… ¿mantel? ¡No es necesario! Puedes usar individuales o como hicimos nosotras, dos caminos de mesa para proteger la superficie.

Los platos blancos con detalles de libélula los encontramos en Roberta Allen.

Elegimos una base de platos y tazas de color blanco (fácil de conseguir en la mayoría de las casas) y lo contrastamos con servilletas y copas gris grafito (probamos también con azul marino y la combinación también es un hit).

¿Gris o azul marino?

No tengas miedo de robarle unos colgantes a tu arbolito para dar el toque navideño a la mesa (las nuestras son de Basement Home) y suma un poco de naturaleza, color y textura agregando unas hojitas sobre la mesa.

El toque de calidez lo tenemos con la vela (elegimos una de Anthropology) y listo, los sabores del desayuno los pones tú. A veces, con objetos sencillos se puede lograr la mesa más espectacular. Esperamos haberte inspirado y que nos cuentes tus propuestas.