Moda de ‘segunda mano’: una nueva oportunidad para las prendas en desuso

La ONU declaró a la industria de la moda como la segunda más contaminante del mundo y aunque las medidas para reducir este impacto son varias. En esta nota nos centraremos en el concepto de reutilizar: así botamos menos, evitamos comprar de más y nos esforzamos por hacer circular prendas que de otra forma terminarían en la basura. Elegimos varias alternativas que abarcan incluso vestidos de fiesta.

Rock n Dress es un proyecto que permite arrendar y poner en arriendo vestidos de fiesta y para ocasiones especiales. “El sistema funciona con prendas que se dejan en consignación y se les paga a sus dueñas el 30% por cada. A través del modelo del “sharing economy”se generan beneficios para ambos lados: para quienes ya no usan ciertas piezas de su clóset y quieren alargar su vida útil, y quienes pueden usar esa prenda para su próximo evento, sin tener la necesidad de comprarla”, explican sus fundadoras Ángela Amunátegui, Antonia Namur e Ignacia Amunátegui. De esta manera, evitas comprar un vestido que no tendrá muchas ocasiones de uso. Sígueles la pista en @rockndress y a través de rockndress.com.

Vintage Closet también desarrolla el concepto de arriendo de prendas. Con un stock que sobrepasa las 100 prendas entre vestidos y zapatos de fiesta, Maureen Echeverría, ofrece una variedad de tallas y estilos principalmente traídos del extranjero. Los arriendos oscilan entre $15.000 y $30.000, y el showroom cuenta con novedades todos los meses. Encuéntralas en Instagram @Vintagecloset__cl

Desarrollada por la arquitecta Constanza Gutiérrez, Placard reúne colecciones acordes a la temporada. Este proyecto considera el uso de materiales nobles y realiza una curatoría específica de marcas de lujo y semi lujo que respalden la calidad de las prendas. La ropa que reciben está en perfecto estado, semi nueva y muchas veces sin uso. Síguelas en @placard_cl

ChicDress Project es un proyecto que nació cuando cuatro hermanas notaron que habían acumulado demasiados vestidos de fiesta que no volverían a usar. Consiste en arrendar y poner en arriendo prendas para eventos y ocasiones especiales, de esta manera proponen un ahorro para el bolsillo y evitar la acumulación innecesaria. Vitrinea en chicdressproject.com y sígueles los pasos a través de Instagram @@chicdressproject

Feriaferió es uno de los primeros Marketplace de ropa usada en Chile. Creado por la diseñadora gráfica Javiera Sarratea, permite comprar y vender ropa de segunda mano que sigue una línea editorial que busca prendas originales y reunir esas ‘joyitas’ que solo se encuentran en ferias. Pero también incorporan tendencias y hace algunos años que personalidades del espectáculo nacional ponen sus clósets a la venta a través de la plataforma. Date una vuelta por feriaferio.cl y @feriaferio

Prilov. Basado en la economía compartida, Constanza Sepúlveda y Andrea Tapia crearon una plataforma que permite que las usuarias pongan a la venta sus prendas y a la vez puedan comprar a otras usuarias. Lo que más encontrarás son tendencias y ropa de temporadas recientes. Síguelas en @prilovchile

Larry Vintage Market reúne varias marcas con un punto en común: la pasión por la moda vintage y la economía circular. Se autodefinen como cazadores de tesoros y puedes enterarte de sus participaciones en ferias y otros canales a través de su Instagram @larryvintagemarket y si te entusiasmas puedes comprar directamente a través de su página https://larryvintagemarket.cl/