Las claves del batch-cooking, cocinar un día para toda la semana

Ahorrar tiempo, dinero, controlar mejor lo que comemos y ser más responsables con el medioambiente. Esos son los objetivos principales de esta tendencia foodie -en español cocinar por bloques-, que consiste en organizarte un día para preparar todo lo que comerás en la semana. Con estas 5 claves te puedes empezar a:

Planifícate

Elige un día en que tengas más tiempo, para que no tengas que hacer todo a contra reloj. El domingo es perfecto ya que así tienes todo listo a partir del lunes. Es importante que hagas una lista de lo que comerás en la semana según tus horarios y necesidades. No es necesario que comas cada día lo mismo, al contrario, alterna alimentos y apuesta por platos originales para que no te aburras. Hay muchas recetas simples que no tomarán mucho tiempo.

Opta por comidas ‘guardables’

Cuando armes tu menú, considera que tendrás que guardar o congelar la comida varios días, así que privilegia alimentos que no se pongan feos rápidamente. Las legumbres, pastas, arroz, caldos, cremas y puré de verduras, se pueden dejar en el refrigerador o congelar sin problemas.  En el caso de las ensaladas, como es mejor comerlas frescas, puedes guardarlas picadas y lavadas por un par de días y así armarlas será mucho más rápido.

Optimiza tu tiempo en la cocina

Para que te rinda al máximo tu tiempo, utiliza todos los quemadores necesarios y cuando hiervas algo, aprovecha ese calor y cocina en vertical algo sobre esa olla al vapor (además es sano). Lo mismo al hornear, utiliza bandejas grandes y llénalas para no encender el horno varias veces. Además, es más práctico, barato y sustentable si cocinas alimentos completos, por ejemplo un pollo, brócoli o coliflor enteros.

Raciona

Debes almacenar todo en raciones para que vayas sacando del refrigerador o descongelando cada día. Guarda las cosas en tuppers o bolsas que ya tengas, pero evita comprar nuevos recipientes. La premisa del batch-cooking es ahorrar y ser más conscientes con el uso de plásticos innecesarios. Las preparaciones como tortillas, quiches y budines son perfectas para guardar en trozos.

 

Aprovecha todo

La clave del batch-cooking es cocinar en su justa medida, así que planifícate para no cocinar de más y que termines botando comida. Si hacia el fin de la semana te das cuenta que te sobrará comida que no dura más días en el refrigerador, sé generosa y llévasela a alguien de tu trabajo, una amiga, familiar, tu conserje, etc., siempre hay alguien cerca dispuesto a comer rico. Además, dale un giro original y cargado de sabor a tus preparaciones aprovechando al máximo cada ingrediente, tal cual te contamos en nuestro post Trashcooking: nada se pierde, todo se transforma.