Alergia y deportes: entrena al aire libre sin molestias con estas claves

Al fin le dimos la bienvenida a la ansiada primavera. Tiempo de flores, días más largos y temperaturas más agradables. Es la época ideal para disfrutar del deporte al aire libre, a menos que las alergias te hagan sufrir… Pero hay buenas noticias para las que pasan esta temporada a punta de pañuelitos y ojos llorosos. Con estas claves mantendrás la alergia bajo control sin sacrificar tus jornadas deportivas.

No todo son días soleados y jardines floreados en primavera. Para mala suerte de algunas, esta temporada también es sinónimo de estornudos, congestión nasal y tos, desagradables síntomas provocados en su mayoría por el aumento del polen en el ambiente.

Sobretodo a quienes les gusta hacer deportes al aire libre como correr o andar en bicicleta, el panorama se pone peor, porque los síntomas se pueden agudizar. Pero calma, que para mantener estas molestias bajo control la Dra. Ana María Gallardo, inmunóloga de la Clínica Universidad de los Andes, nos entrega algunas soluciones claves.

Tratamiento médico al día. “En esta temporada ocurre la polinización de árboles y pastos, y los pacientes con rino-conjuntivitis o asma bronquial gatillada por los pólenes, están más expuestos en estas fechas, y en mayor cantidad si desarrollan actividades al aire libre. Por lo tanto, para conciliar la actividad física al aire libre con las alergias, lo ideal es estar bajo tratamiento médico durante todo el periodo estacional para controlar o evitar el desarrollo de síntomas”.

Protégete contra los alérgenos. Los accesorios como anteojos de sol deportivos, jockey y viseras, son muy útiles para evitar la entrada de alérgenos por la vía ocular. Así que equípate adecuadamente, manténte siempre hidratada y evita áreas donde puede haber mayor concentración de pólenes, como parques y jardines.

Evita los horarios punta de polen. “Otro factor importante es el horario de realización de la actividad física, ya que hay horarios en que los niveles de pólenes son más altos. Durante las primeras horas de la mañana y en el atardecer los niveles de pólenes alcanzan su peak, por lo que lo ideal es elegir otro horario para entrenar al aire libre”.

Después de entrenar, ¡ropa a la lavadora y tú, a la ducha! “Al entrenar al aire libre el polen se deposita en nuestro cabello y en la ropa, por lo que además de cambiarnos de ropa, es importante lavar el cabello luego de haber estado expuesta un rato considerable al aire libre”.

Eso sí, la especialista es muy clara respecto a la importancia del control médico: “si no tienes controlados los síntomas siempre se debe acudir a un especialista, y por el momento no realizar actividad física al aire libre, ya que esto puede exacerbar los síntomas e incluso el desarrollo de complicaciones como un cuadro bronquial obstructivo o una descompensación del asma bronquial”.

Ya saben las alérgicas, no hay necesidad de abandonar el deporte al aire libre esta primavera, pero siempre con responsabilidad. ¡Juntas soportaremos la alergia primaveral!