5 ideas de colores para ‘despertar’ el invierno con estilo

Apenas empezó el invierno y se hizo notar de inmediato. Con una potente baja de temperaturas es fácil ponerse grises y caer en la monotonía. Por eso te invitamos a llevar tonos más llamativos, desde los suaves pasteles a otros más vibrantes, con ideas fáciles de usar que van a alegrar estos meses fríos con estilos que son un fuego.

Cobre + amarillo: la dosis justa de neutro con un shot de color. De una onda cálida y más bien otoñal, esta paleta contrasta con los tonos fríos propios del invierno. Además, logra un buen balance de neutros con algo más de vida, por lo tanto, es fácil de usar y combinar. Para mezclar con éxito el color cobrizo, mantente en la línea de los tonos saturados cálidos como el amarillo, naranja o rojo.

Celeste: elegante y fresco. El celeste tiene una fuerte presencia esta temporada, lo vemos en abrigos y sweaters por doquier, y se agradece. Es un color alegre, elegante y fácil de llevar en looks elegantes y casuales. Con blanco es ideal y con beige muy chic. Es una combinación asegurada si quieres agregar un pop de color sin que sea demasiado explosiva.

Verde menta, ¿el nuevo neutro? Se dice que será el color del próximo año y hay muchas razones para creerlo así. Es sobrio, le queda bien a todo el mundo, es delicado, elegante y fácil de combinar. Para salir del clásico blanco, negro o beige, proponemos un mix con un tono terracota, mantenerlo frío con lila o morado, en contraste con rosado o fucsia, en la gama combinado con celeste o jugado con un total look monocromático. Nosotras apostamos fuerte al verde menta.

Amarillo, protagonista absoluto. Cada vez lo vemos más en el street style, más incluso que el Living Coral que debía ser el color más importante del año. Y la verdad es que somos bastante fan de este tono. Ya sea en su versión más cercana al amarillo limón, en pastel o en amarillo pato, lo cierto es que siempre provoca alegría y llama la atención. Atrévete con un abrigo o un total look para sorprender. O combínalo con otro favorito, el celeste, que nunca falla. Puedes combinar texturas como lanas con satín, o decantar por un estampado en cuadrillé. Pero el punch de color te va a elevar el espíritu (y el look), lo vas a agradecer.

Lila, dulce y fashion. El año pasado arrasó en los looks de calle y es un color tan suave y femenino que vale la pena tenerlo en el armario. Potencialo al extremo en un outfit completo, contrástalo con verde o con amarillo mostaza y vas a tener estilos para impactar. Combinarlo resulta mucho más fácil de lo que parece y resiste el animal print con gracia.

En el equipo de Cranberry no logramos decidir un favorito, creemos que todos tienen su encanto y esperamos motivarlas con ideas para pasar el invierno llenas de color. ¿Por cuál de estos estilos empezarían?