¡Llegaron las rebajas! Aprovéchalas al máximo con estas 7 reglas de oro

Llegó ese momento del año que muchas esperábamos: la ansiada época de liquidaciones. Las principales marcas nos tientan con sus carteles de SALE en las vitrinas y todo está dispuesto para lanzarnos a la caza. Pero antes, lee este breve manual que te ayudará a cumplir tu misión con éxito e inteligencia.

1. Ten una idea previa de lo que quieres comprar

Sobre todas para quienes tienen un tiempo de shopping limitado, la optimización es la clave. Para eso es fundamental llegar con una idea previa de qué es lo que necesitas o simplemente qué gustito te quieres dar.  Si es necesario anótalo, porque en medio de la locura por las rebajas hay muchas que suelen perder la cabeza…

2. Evita los horarios punta

Para saltarte el caos que provoca demasiado publico, el desorden en las tiendas y la falta de tallas, intenta ir de shopping en horarios de menor afluencia de personas. Esto es muy temprano en la mañana, apenas abran las tiendas, o generalmente antes de mediodía. Evita a toda costa el fin de semana, que son los días más caóticos.

3. Viste ropa cómoda y básica

No es ninguna sorpresa que los probadores colapsan en época de rebajas, por eso hay que ser solidarias y probarse rápidamente una vez que llegue tu turno, y la ropa cómoda (zapatos incluidos) y fácil de sacar clave para lograrlo. Incluso puede que termines probándote en alguna esquinita de la tienda para ahorrarte la fila del probador, y acá además de cómodo es bueno que las prendas que vistas sean básicas, para evaluar realmente cómo te queda lo que te estás probando y no distraer la atención con volúmenes y estampados.

4. No compras solo porque es barato

Quién no lo ha hecho, que tire la primera piedra. Pero comprar por comprar, es un ¡grave error! Es innegable que un precio súper rebajado es muy tentador, pero lo que debe pesar a la hora de decidir si llevas algo es cómo te queda o cuánto te gusta, no sólo cuánto cuesta. Comprar sólo porque es barato termina en acumulación de prendas con etiqueta, pérdidas en el fondo del clóset. Así que, sé más consciente al momento de comprar (y aquí volvemos al primer punto, ten claro lo que vas a buscar).

5. ¡Pruébate!

Salvo una pequeña minoría que con una mirada láser puede saber cómo le quedará una prenda determinada, la mayoría de las mortales deberían probarse lo que van a comprar. Ármate de paciencia y asegúrate de ver cómo te queda. Muchas veces lo que nos conquista por los ojos nos desenamora rápidamente cuando lo tenemos puesto. ¡Ah! Y si estás sola, ten tu celular siempre a mano y con batería, para solicitar un rápido feedback de una amiga por WhatsApp.

6. Invierte en prendas básicas

Por la magnitud de los descuentos, que incluso llegan al 80%, aprovecha este período para invertir en prendas que a precio normal te parecían impagables. Una chaqueta de cuero, un abrigo de lana, un trench, jeans de buen calce, una blusa blanca de seda, etc.. Todas prendas que no pasarán de moda y en las vale la pena invertir. Es cierto que puede ser mucho más tentador comprar 7 tops por el precio de una sola de estas prendas, pero luego, cuando vuelvan al precio normal, lo valorarás.

7. Siempre guarda la boleta

Cuando llegues a tu casa vuelve a probarte la ropa (los espejos de las tiendas muchas veces son engañosos); si te sigues viendo una bomba, todo bien. Si el panorama cambió, entonces asegúrate de tener la boleta a mano y cuando puedas visita la tienda por un cambio o devolución del dinero.