Turtleneck y vestidos, el combo ideal para un invierno trendy y calentito

Aunque en español se le llama cuello de cisne, hablamos de ese sweater de tela fina que se caracteriza por su cuello alto y que nos arregla la vida en días fríos, porque además de abrigarnos, es versátil y se adecúa fácilmente a distintos estilos y combinaciones. ¡Estamos enamoradas del combo turtleneck + vestidos! Femenino, fluido y una alternativa para cambiar de look durante el invierno.

Los sweaters turtleneck corresponden a un tipo bien específico, al usarlo no se puede esconder ni disimular, y al mismo tiempo tiene la capacidad de elevarse y volverse más elegante y más chic según cómo se combine. Su origen se remonta hacia 1890, periodo en el que se usaba para practicar deportes al aire libre, en los 50 se volvió más ligero y se usaba para practicar golf o hockey. En los años 60 se puso de moda y su uso unisex se extendió no solo a la vida deportiva, sino como una alternativa fashion para abrigarse.

Siempre está presente en las pasarelas y aunque esta temporada viene cargado a los tonos neón, es un básico que mantiene su presencia en cada invierno. ¿Por qué proponemos llevarlo con vestidos? Es otra manera de llevar un básico, propone capas a la vestimenta (ideal para mantener la temperatura), permite combinar texturas, y es una forma creativa de vestir.

Nos encanta debajo de un vestido largo con estampado, en conjunto a un de corte recto y también acompañando vestidos de cuero –cada vez más trendy-. Esta temporada la invitación es al uso del layering, que además facilita la transición de la calle a lugares cerrados, sin perder estilo ni comodidad.

Cozy y extra chic, el cuello de cisne aporta aires de elegancia a lo que te pongas. La recomendación final es tener al menos uno (de buena calidad y tonos neutros) para combinar con todo y de todas las formas.