5 consejos para viajar sola y disfrutarlo de principio a fin

Viajar sola puede ser una de las aventuras más enriquecedoras e inolvidables que vivirás, pero no es un desafío fácil, al menos no para todas. Por eso acá te dejamos algunos consejos que harán de tu primer viaje en solitario una experiencia increíble. Toma nota, a sacar el pasaporte y ¡bon voyage!

  1. Prográmate con tiempo. A pesar de que amamos los viajes sin tantos esquemas ni horarios, si es tu primera escapada sola es importante que programes algunos ítem esenciales con anticipación, partiendo por el alojamiento. Pregunta entre tus amigos, navega por internet, lee blogs de viajes, y escoge el destino que más se ajuste a los intereses viajeros que buscas. También que no se te pase averiguar durante qué época es mejor visitar ese destino, y si es riesgoso o no para un mujer sola, así puedes tomar las preocupaciones necesarias. Con el lugar elegido, busca y reserva al alojamiento, al menos para las primeras noches, para tener esa seguridad básica cuando llegues. 

  1. Controla tus gastos. Esta regla no aplica solo cuando viajamos solas, lo ideal sería hacerlo siempre, pero especialmente si no tendrás a alguien de confianza que te ayude si quedas en la bancarrota, mantén un control de tu presupuesto. Cuesta, lo sabemos, sobre todo cuando andamos en ‘modo vacaciones’, pero haz un esfuerzo por medir tus gastos, aunque obvio que dándote algunos gustitos. Siempre lleva efectivo en la moneda local (no demasiado), y si viajas con tarjeta de crédito asegúrate de desbloquearla antes en tu banco para usarla en el país que visitarás.

 

  1. Mantén tu mente abierta. Esta es una de las claves esenciales cuando viajamos sola. En solitario, te expondrás con más facilidad a conversar con extraños, y a su vez ellos se acercarán también, por eso mantén una buena disposición para escuchar, observar y abrirte con desconocidos, que en un par de días podrías convertirse en amigos inolvidables. Si viajas con la disposición de conocer, compartir y aprender de otros, la recompensa será infinita.

  1. Disfruta tu libertad. Una de las cosas más atractivas de viajar sola es la libertad absoluta con la que cuentas. Todas la decisiones dependen de ti; a qué hora levantarte, qué hacer durante el día, qué comer, cuándo cambiar de ciudad, todo empieza y termina en tus propios intereses. Disfruta la libertad de disponer de cada día sin tener que llegar a un acuerdo con nadie más, de hacer literalmente lo que te de la gana. Puede sonar egoísta, pero esa autonomía es envidiable (y altamente adictiva).

  1. Aprende a sentirte cómoda estando sola. Probablemente en tu viaje en solitario conocerás muchas personas, pero también pasarás mucho tiempo sola, y aunque la soledad pueda ser angustiante al principio, con el pasar de los días te sentirás más cómoda. ¿Cómo lograrlo? No te cuestiones mucho las cosas, deja que tu mente fluye con tranquilidad, que se desconecte de las rutinas y preocupaciones, y permítete disfrutar de estar sola con tus pensamientos. No es fácil, pero sí asombrosamente enriquecedor.

Además, es MUY importante que tengas consciencia de que viajando sola eres la única responsable de cuidarte. Disfruta del relajo y la desconexión, pero con los ojos bien abiertos para no exponerte a situaciones riesgosas. Viaja segura, viaja feliz.