Sí al beatle y si es neón, ¡mejor!

Encender los días grises a punta de energía y estridencia. Esa es la consigna de la tendencia neón, que por estos días tiñe una nueva prenda favorita: el beatle. El green slime, millenial pink y Gen Z yellow son los tonos que lideran esta encendida paleta cromática, y acá te contamos cómo llevarla con inteligencia y buen gusto.

Ya te lo comentamos hace algunos meses, el neón vive su mejor momento en las pasarelas y en el street style, y este cómodo y encendido revival invernal lo confirma. Se trata de los beatles (turtlenecks), que se alejan de su condición de ‘básico’, para convertirse en una prenda protagonista del look.

El giro de la temporada, lo aportan los colores estridentes, liderados por el verde slime (revista nuestra nota 5 ideas para combinarlo), el radiante amarillo Gen Z yellow y en menor medida el millenial pink, que aunque sigue vigente, vivió su máximo esplendor hace un par de años.

Pero como sabemos que los beatles no son prendas fácil, y la paleta neón mucho menos, le preguntamos al productor de modas Andrés Fernández algunas claves para llevarlo con onda y sin caer en demasiados excesos: “El beatle neón funciona muy bien combinado con prendas en tonos neutros como enteritos, vestidos o pantalones de tiro alto. Lo importante es crear una silueta alargada, en que el color estridente juegue como un haz de luz”, explica.

Si vas a elegir un pantalón culotte o minifalda, Andrés sugiere llevarlo con unas socks-boots o zapatos con pantys oscuras para que el largo no corte la pierna, sobre todo para las más bajitas.

Respecto a qué colores combinar, las opciones son amplias, pero siempre debes buscar un punto de equilibrio. “Si vas a ocupar como base el blanco, gris perla o beige, quedan muy bien con un beatle neón verde o azul eléctrico. Por su parte el negro es una carta segura que funciona perfecto con fucsia o cualquier todo estridente”, dice el productor de modas.

A pesar de que lo puedes llevar en ocasiones formales y otras más urbanas, el giro más trendy es jugar con el revival retro-sporty, que invita a combinar los beatles neón con zapatillas chunky, cortavientos y blazers oversized y pantalones palazzo a la cintura. ¿Te atreves con esta ondera vuelta al pasado?