Trashcooking: nada se pierde, todo se transforma

Es una de las últimas tendencias en gastronomía, que además de ser consciente con el medioambiente, promete conquistar los paladares con preparaciones más auténticas. Una exquisita corriente que combina sustentabilidad y sabor, ¿se tientan a probarla?

Consciencia con el medioambiente, originalidad y la capacidad de aprovecharlo todo. Esos son los ingredientes principales de esta tendencia culinaria, que conquista a chefs y cocineros en todo el mundo. Y claro, a nosotras también.

El objetivo es sacar lo máximo de cada ingrediente, reinventando preparaciones que incorporan elementos que tradicionalmente botamos, como tallos, hojas, y cáscaras de frutas y verduras. Aunque lo cierto es que esta ‘novedad’ era una práctica común entre nuestras abuelas (y sus abuelas y bisabuelas…), pero que se perdió en el camino, así que llegó el momento de recuperarla.

En el mundo, varios de los chef más importantes de las grandes ligas de la cocina se han sumado al movimiento, como Ferrán Adrián (España) y René Redzepti (Dinamarca). Y en nuestro país la tendencia también gana adeptos, como el chef vegano Nico Decarli creador de @simpleyvivo, el cocinero Joaquín Vaccaro  y la bloguera gastronómica María José Cedeño de @jiiva.cl, entre otros.

Pero la invitación es a empezar por casa. Primero, comprando conscientemente, en cantidades apropiadas para evitar tener que botar alimentos cuando se pongan feos. ¿Un consejo? Llega al supermercado con una lista hecha, así no te expondrás (ni tentarás) a comprar a ciegas. Con ese primer paso listo, llegó la hora de aventurarse en la cocina de aprovechamiento, dándole un giro más auténtico que potencie cada uno de los sabores que componen los alimentos.

Así que ya saben, a pensarlo dos veces antes de abrir la tapa del basurero, que de ahí pueden surgir deliciosas preparaciones.

¡Acá les dejamos algunas prácticas ideas para comenzar!

  • Cáscara de limón. Lávala y rállala, y tendrás un aromático polvo de limón para condimentar platos o bebidas calientes.

  • Cáscara de papas. Lávalas, sécalas y luego fríelas. Quedarán como una crujientes ‘trashcook’ chips.

  • Hojas y tallos de betarragas. Lavadas y molidas, las hojas pueden funcionar perfecto en una salsa para aliñar ensaladas o un dip. Los tallos, salteados y aliñados, quedan deliciosos como acompañamiento.

  • Tomates muy maduros. Cocínalos con especias para hacer una rica salsa de tomates casera.

  • Corona de frutillas. La parte de arriba de las frutillas es ideal para endulzar jarrones con agua o un té.