El zapato que eleva tu look es típico de abuela, ¡y nos conquistó!

Hay un modelo de zapato clásico, elegante y muy característico de las abuelas que se refresca y reaparece para elevar tu estilo con sofisticación, e igual de importante, comodidad. Sigue leyendo para conocer cómo incorporar esta tendencia a tus prendas de siempre.

En medio del bombardeo de looks más bien deportivos, con guiño a estilos más bien toscos, o de frentón ‘ugly’, se agradece cuando surge una silueta nueva para cambiar un poco. Es el caso del zapato de abuela, años atrás considerados aburridos, pero que lentamente han recuperado su sitio en cuanto a estilo.

Son cómodos, tienen un taco ancho y bajo (alrededor de 5 cms) y puntas redondas o cuadradas. Los modelos bicolores inspirados en los de Chanel arrasan en el street style, como también aquellos neutros en tonos blanco, camel o negros. Pero también hay versiones más atrevidas que incorporan animal print y colores más vibrantes como el rojo, y los clásico de verano y primavera, los zapatos trenzados.

¿Por qué su éxito? La verdad es que esta tendencia no es nueva, viene desde 2015 aproximadamente, de la mano de Gucci, Miu Miu, Prada, Chanel y Céline (cuando aún llevaba tilde), solo por nombrar algunas. No es la única influencia ‘granny’ que estamos percibiendo, por estos días también rondan las blusas con lacito al cuello, las faldas a la rodilla, el pañuelo envolviendo el pelo, la cartera bombonera y los chalecos de lana.

Pero volvamos al calzado, que además viene como anillo al dedo al revival de los 60,70 y 80 que estamos viviendo. Recuperar estos modelos más retro, permiten dotar de aires vintage y sofisticados nuestro outfits de media estación y también en invierno si nos atrevemos con calcetines.

Los ‘granny shoes’ vienen en varias formas: destalonado ‘slingback’, como babucha, en versión sandalia y más cerrado. Llévalo con jeans (rectos, pitillo o culotte quedan ideal),  y hasta shorts cuando vuelva el calor. Juégatela incorporándolo en looks románticos con blusas con volados, en un outfit más casual con una camisa oversize o más ‘lady like’ con vestidos largos o faldas midi. ¿Te conquistaron?