5 chaquetas con historia para pasar el otoño

Aunque el invierno está a la vista, nos quedan días templados aún para disfrutar del otoño. Y como las temperaturas son cambiantes, las chaquetas ligeras son ideales para abrigarse lo necesario sin cargar demasiadas cosas. Elegimos las infaltables que van a salvar la temporada.

La chaqueta denim. Apareció en 1905 como una blusa, y como era un modelo pesado evolucionó a la categoría de las chaquetas hacia 1930. Aunque su origen fue como un uniforme para los obreros, pronto se transformó en un ícono de estilo, por su comodidad y versatilidad. Tiene el grosor justo para abrigar las mañanas y tardes frescas, con un estilo casual y cómodo. Las últimas temporadas ha venido en formato XL y, al clásico azul de la mezclilla, se sumó el blanco, negro, tomos más osados como el amarillo, rojo y rosado, y, recientemente se han incorporado algunos estampados, principalmente animal print.

La biker es otra prenda que nació por características utilitarias. En la Primera Guerra Mundial se usó el cuero en chaquetas y abrigos, porque se consideraba el material como un buen térmico para las bajas temperaturas. El modelo biker jacket nació en 1928, diseñada por los hermanos Irving y Jack Schott, ideada para proteger a los moticiclistas, llamado ‘perfecto motorcycle jacket’. Décadas más tarde, Marlon Brandon y James Dean popularizaron el modelo que en el 60 Christian Dior (de la mano del creativo de ese entonces, Yves Saint Laurent) puso de moda, incluyendo materiales nuevos como cuero de cocodrilo y pelo de animal. Hoy, la biker es un clásico que se mueve tanto en looks casuales como más formales, y una chaqueta perfecta para los primeros días de frío.

La bomber, también conocida como chaqueta de aviador, tiene casi 100 años de historia y un origen militar (para proteger del frío a los pilotos y permitirles movilidad). En los 70 se puso de moda y desde ahí ha estado más o menos presente, pero nunca ha desaparecido. Es una chaqueta que aporta volumen, por lo tanto, si eras ancha de espalda y/o torso, esta no es la mejor silueta para ti. Su estilo es principalmente informal, pero como la moda es juego, combínala con piezas más elegantes y lograrás un match mucho más interesante.

El trench. También conocido como gabardina o impermeable, fue creado por Thomas Burberry hace más de 100 años con fines militares para proteger a los soldados del frío y la lluvia en el campo de batalla. Según ABC, más de medio millón de soldados llevaron el diseño, pero llegó al street style gracias a la película ‘Casablanca’. El trench es hoy un clásico, unisex y muy útil para la media estación. Puede acompañar a jeans, vestidos y faldas. Es perfecto para looks de oficina y también para los más casuales, si lo usas cerrado además estarás ayudando a definir la cintura.

The quilt jacket, en los 50 y 60 la chaqueta de seda, también llamada ‘bed jacket’ se volvió popular. Era prácticamente un cubrecamas portátil que marcó el clóset de la mujer trabajadora. La diseñadora Norma Kamali lanzó en los 70 el abrigo ‘bolsa de dormir’, que sería al antecesor de las parkas o puffer jackets. La chaqueta acolchada se ha fabricado con diferentes estampados, con técnica patchwork y la vimos en los últimos desfiles de Balenciaga y Prabal Gurung.