Esta es la prenda comodín del entretiempo

Son cómodos, calentitos y estilizan la figura. Pero, si hay algo que define a los vestidos largos de punto es su capacidad para solucionar cualquier look en cinco minutos. Para el otoño resultan ideales para los días indecisos, abrigan en la medida justa y destacan la silueta.

Combinan a la perfección con la gran mayoría de nuestros zapatos. Desde zapatillas, botines, ballerinas hasta zapatos de tacón. El vestido tejido o de punto es tan versátil que lo podemos usar para ir a trabajar, salir de copas o en el día a día en su versión más casual.

Hace algunas temporadas en la semana de la moda de París vimos este diseño en la colección primavera-verano 2019 de Jacquemus. De manga larga, ajustado al cuerpo, con escote cuadrado y una abertura lateral. Chiara Ferragni y Jeanne Damas fueron algunas de las ‘it girls’ que lucieron este diseño. Luego, en la siguiente temporada la misma firma sacó la segunda versión del modelo, esta vez con cuello alto.

Un aspecto favorable es que no todos son tan pegados al cuerpo. Hay cortes más amplios y holgados que estilizan igualmente la figura, pero son más gentiles con la zona abdominal.

En cuanto a colores, esta temporada los que predominan principalmente son la gama de tonos oscuros y neutros, y los tonos tierra. Tonos ad hoc con los días de otoño.

¿Te gusta?

 

Equipo de Cranberry Chic

Equipo de Cranberry Chic

Inspírate y descubre los mejores looks de las principales trendsetters de tu país. Descarga nuestra app o registrate en www.cranberrychic.com