El día en que las zapatillas se volvieron trendy nacieron outfits increíbles

Bien lo decía Mercedes Sosa, cambia todo cambia. Y la moda no es la excepción. Lo que alguna vez nos pareció horrible hoy nos encanta y visceversa. En tiempos en que las tendencias son cada vez más volátiles, es fantástico cuando hay piezas que se transforman en clásicos y mucho mejor si involucran dos palabras: estilo y comodidad. Es lo que pasó hace algunos años con las zapatillas, cuando saltaron de lo deportivo a lo urbano y se convirtieron en un zapato tan versátil que es capaz de acompañar desde outfits más relajados a los más elegantes.

¿Quién se hubiera imaginado a una novia casándose con zapatillas? ¿O un traje de alta costura acompañado de chunky sneakers en vez de stilettos? ¡Bendito sea este cambio! Sobre todo, para quienes vivimos el día a día a pie en vez del auto. Repasemos un poco de historia, la popularidad de las zapatillas estalló a finales del siglo XIX, cuando surge la clase media en plena era industrial y tenía tiempo libre gracias al éxito económico. Había que mostrarlo y qué mejor con un calzado que se diferenciara del que se usaba para trabajar, consignó la BBC en un artículo en octubre del año pasado.

Ya para el siglo XX la producción se había multiplicado, sin embargo, después de la Segunda Guerra Mundial y a causa del ‘Baby Boom’ las zapatillas se convirtieron en un clásico para los niños y perdieron su status. Hasta los años ’70, en que la generación ‘yo’, preocupada de la perfección estética las rescató del olvido y las elevó a una categoría de ‘objeto de adoración’, motivada por los ídolos deportivos, situación que se consolidó en las décadas siguientes.

En pleno 2019, las zapatillas han adoptado una categoría de lujo impensada años atrás y forma parte no solo de looks deportivos o casuales como un jeans, sino que también se ha adaptado a estilos formales, de fiesta y hasta de alfombra roja (¿se acuerdan de Millie Bobby Brown en los SAG Awards el año pasado?). Antaño era imposible de imaginar, así como usar un traje para la oficina con Converse o Vans Classic.

¿Hay modelos más fáciles de combinar? ¡Las zapatillas blancas! En todas sus formas y materiales. Aunque el street style y las pasarelas ofrecen propuestas para todos los gustos y combinaciones. Faldas plisadas, vestidos largos y cortos, lenceros y hasta trajes de pantalón y blazer hoy causan sensación combinados con zapatillas de todos los modelos. Desde las típicas ‘urbanas’ de suela plana, hasta diseños más impactantes, tanto en volumen, estampados y colorido, como la variedad de Chunky Sneakers o aquellas zapatillas que oscilan entre el deporte y la ciudad, como todas las de la familia Air Max de Nike, que además de sumar estilo, realmente han cambiado la forma de andar con la comodidad de sus suelas.

La Air Max 270 tiene un talón de 32 mm, altura que no solo entrega amortiguación, sino que además estiliza la figura. Su estética más deportiva ofrece un contraste muy fashionista combinada con outfits más formales como un traje o un vestido más elegante.

Es interesante cómo a veces la moda NOS ACOMODA y nos cambia la idea que teníamos sobre las prendas y sus combinaciones. Las zapatillas son una pieza clave de cualquier estilo, nos permite movernos cómodamente y jugar con looks arriesgados y creativos para desafiar la moda en cada temporada.