El cargo ha vuelto, ¿será otra ‘ugly trend’ que nos conquistará?

Como varias de las últimas tendencias que se han puesto de moda, la onda cargo es otro de estos revivals que entra en la categoría de prendas poco favorecedoras, o de frentón consideradas como feas. Aunque la veremos principalmente en pantalones, los street style durante los fashion weeks nos los mostraron también en chaquetas, abrigos, enteritos y faldas.

En pocos meses hemos visto volver varias modas que ya habíamos dejado atrás, ya sea porque no benefician mucho la figura –como las bermudas, las chunky sneakers o el boxy blazer– o porque las reemplazamos con ideas nuevas. Pero estemos listas o no, la vuelta del cargo trend es real y pisa fuerte.

Las pasarelas de primavera 2019 lo anunciaron el año pasado en sus desfiles. Prabal Gurung, Ralph Lauren y Alberta Ferreti fueron algunas de las firmas que lo llevaron en sus colecciónes. Hace apenas algunos días vimos bastante la tendencia en los street style de Nueva York, Londres y Paris, sobre todo en enteritos.

También el estilo existe en faldas con bolsillos a los costados, chaquetas y hasta abrigos que mantienen la estética típica de esta tendencia: bolsillos XL, colores como verde musgo y beige, que son clásicos y recientemente se ha sumado el camel, una especie de amarillo mostaza envejecido, y el denim, que refresca un poco más el estilo.

El gran ‘pero’ de esta moda es que genera volumen. Los grandes bolsillos aumentan el volumen según dónde estén situados, y en el cargo, se ubican al costado en las caderas y muslos, así como justo en la zona del pecho en chaquetas y abrigos. ¡Fatal para siluetas curvilíneas! Además, dada su inspiración militar conforma looks más que nada informales, aunque con ciertos accesorios se puede armar outfits para salir, como por ejemplo, si sumas zapatos de taco aguja, un mini bag y un blazer, que suavizan la dureza que caracteriza al cargo.

Celebridades como las hermanas Hadid, Emily Ratajkowski, Chrissy Teigen y, cómo no, las Kardashian han hecho eco de la moda noventera. ¿Logrará el cargo un fenómeno similar a lo que causaron las Birkentsock?