5 formas para llevar el green slime y no parecer la princesa Fiona

El verde neón está viviendo su mejor momento y aunque genera opiniones encontradas, hemos visto tantos looks donde se ve cool que vale la pena darle una oportunidad. No, no te espantes, que bien combinado TODO, sí, todo puede verse interesante. ¿No se te ocurre cómo? Mira estas ideas para llevar la tendencia con creatividad y la seguridad de una fashionista, pero con looks que sirven para el uso diario.

Las últimas temporadas ya indicaban que el neón venía en alza, y los años le han dado la razón. Diseñadores e influencers han puesto su mirada en colores vibrantes como el rosado (en su momento fue el millenial pink), amarillo y ahora el verde slime. Este último ha sido furor en Instagram. A la fecha de este artículo el hasthag #greenslime tiene 148K y #neongreen cuenta con una cifra de 176K, que de seguro aumentará en lo que queda del año.

Tonalidades tan llamativas pueden ser desafiantes a la hora de combinarlas, pero con estas ideas podrás acoplarte fácilmente a las tendencias sin caer en el disfraz o transformarte en una víctima de la moda.

1.Llévalo como un ‘pop’ de color en accesorios como zapatos, zapatillas o un bolso. Cuando la tendencia es tan protagonista, a veces la forma más fácil y sutil de usarla es en pequeñas dosis.

2.Atenuado con prendas neutras, como beige o con blanco para suavizar lo llamativo del neón. O con colores oscuros como el azul marino o el negro para generar más contraste, sin ser tan excéntrico.

3.Incorpóralo en estampados, así podrás usarlo como un ‘toque’ de color sin que sea tan protagonista o invasivo dentro del look. O combínalo con estampados llamativos que ‘bajen’ la intensidad del neón.

4.En un total look es una opción para valientes y amantes reales del neón, hay opciones más ligadas al athleisure (que son más arriesgadas y puedes verte poco elegante) o ¡suit up! Y úsalo en un traje para llevar al extremo la tendencia del blazer y los trouser pants.

5.En contraste con otros neón o colores llamativos es otra forma, si bien más extrema, de usar el color del momento. Y aunque no lo parezca, también puede servir para atenuarlo un poco, esta vez de forma juguetona y atrevida.

Si necesitas inspiración para combinar tendencias difíciles no te pierdas este post.