6 ideas para usar botas blancas este otoño

Las que fueran ícono de la generación a Go-Gó en los años 60 y que volvieron a las pistas en los 80, se transformaron en un accesorio estable en los outfits desde hace varias temporadas. Las botas y botines blancos se han vuelto tan chic que llegan incluso a competirle a las zapatillas del mismo color.

No hay que ser fashionista para darse cuenta que los zapatos blancos están viviendo una etapa gloriosa tanto en las pasarelas como en el street style. Según el sitio Refinery 29, los zapatos blancos “son uno de los artículos de rebelión más básicos de la moda, tanto por su resistencia al status quo (o su fusión) como por su constante baile con el peligro (la suciedad)”.

Históricamente las botas blancas, hasta la rodilla y a veces un poco más arriba incluso, vivieron la gloria en los años 60. Se lucían jóvenes y arriesgadas en las discotecas de Nueva York y Los Ángeles con las ‘chicas a Go-Gó’ (las primeras go-go dancers). Décadas más tarde Madonna las revivió gracias al jit ‘Like a virgin’ y ciertamente pocas se resistieron al encanto de las White booties, esta vez, eso sí, con flecos.

Por estos días las botas blancas por lo general no pasan de la rodilla, y principalmente destacan las booties: de taco cuadrado, con detalles en el tacón, con toques de logomanía, tipo sock boots, en punta y hasta con taco aguja. Y la verdad es que se ven encantadoras. ¿No se te ocurre cómo sacarles partido? Opciones hay muchísimas, aquí, en un abrir y cerrar de ojos te mostramos seis:

1. Con vestidos y faldas: una alternativa excelente para las medias temporadas y que se puede adaptar para los días más fríos. Prueba con una falda plisada o un vestido estampado para este toque girly y sofisticado.

2. All black. Cuando todo lo que llevas es negro, las booties blancas aportan un toque de luz muy elegante. ¿Hay algo más chic que la combinación de blanco y negro? Además, más fácil imposible.

3. Versión grunge: con las tan de moda Dr. Martens puedes lograr el mismo efecto trendy, pero en una onda más grunge y urbana. Con vestidos cortos y prendas más femeninas puedes lograr un buen contraste.

4. Con básicos. Es otra alternativa fácil para combinar y le da nueva vida a neutros, quitando cualquier posibilidad de look aburrido.

5. Con plaid: es el estampado que reina en otoño e invierno, pero a veces puede avejentar un poco, por eso las botas al tobillo blancas son una buena dosis de frescura para el estilo.

6. Con jeans: casual y sexy, esta combinación es un verdadero comodín.

¿Ya te convencimos? Por aquí, con solo escribir este tema ya decidimos que nos vamos a aventurar con unas white boots para este otoño.