La avena es poderosa, descubre por qué no puede faltar en tu desayuno

La avena es un cereal muy versátil y beneficioso para la salud. Favorece la digestión, contribuye al buen funcionamiento de la tiroides (es rica en vitaminas del complejo B), potencia al sistema inmunológico y es un buen aliado si quieres perder peso (sí, leíste bien). Por eso y otras propiedades deberías sumarla en tu desayuno.

La avena es un alimento muy completo, y aunque existe la creencia de que engorda, la verdad es que es un buen aliado precisamente para moderar el apetito y mantener el peso bajo control. Entre sus principales beneficios está el ser una buena fuente de fibra “ideal para el control de grasas y azúcares, beneficiando control metabólico y enfermedades como la diabetes y dislipidemias (elevación anormal de grasas en la sangre); combate el estreñimiento, rica en vitamina A, E, D y minerales como Potasio, Fósforo, Magnesio, Yodo, Hierro, Zinc y Selenio”, explica Alejandra Rivero, nutricionista de Nutrición en Balance.

¿Sabías que además la avena es depurativa? Sus aminoácidos esenciales ayudan a la desintoxicación, la oxidación de ácidos grasos y refuerza los procesos naturales depurativos del organismo. Sus antioxidantes además refuerzan el sistema inmunológico y contribuye a la salud del corazón, ya que ayuda a mantener el colesterol a raya.

Avena AM

Protagonista de la primera comida de muchas personas, su versatilidad y buen sabor lo hace un alimento muy agradable de saborear. Tiene un excelente índice de saciedad, por lo tanto, nos ayuda a controlar el apetito y así nos facilita mantener un peso saludable. La nutricionista recomienda consumir la avena como porridge con fruta, aunque también se puede ingerir como panqueques, waffles o incluso queques.

“Como es un carbohidrato alto en fibra, con excelente efecto metabólico y bajo en su índice glicémico, su consumo no está únicamente limitado al desayuno. Puede usarse en preparaciones saladas para almuerzo o cena como budines a base de vegetales o incluso en ‘apanados’ horneados, empleando hojuelas de avena en reemplazo de harinas refinadas”, recomienda Alejandra.

Eso sí, la especialista recomienda preferir versiones integrales y evitar las de tipo instantáneo, “presentan un elevado índice glicémico, que lejos de favorecer el control metabólico, infieren negativamente en control hormonal del azúcar en sangre. Además, algunas versiones industrializadas vienen con saborizantes y aditivos artificiales que le restan todo valor y calidad nutricional al producto”, aclara la experta

¿Cuánto comer? El aporte calórico de 100gr de avena en hojuelas es cercano a unas 375-380Kcal. Una ración regular para una mujer podría estar entre los 20-40gr lo cual es equivalente a un 1/4 de taza. “Si la acompañas con fruta es aconsejable reducir la ración de avena y optar por fruta entera o trozos de aquellas bajas en azúcar”, explica Rivero.

Por último, si estás en planes para perder peso, la avena te va a ayudar por su nivel de saciedad. Solo debes preocuparte de ajustarte a la ración recomendada y elegir avena natural, sin aditivos, ni sabores.