Lo que haces al despertar determina cómo será tu día

¿Cómo son tus primeros minutos apenas abres los ojos? Algunos posponen la alarma varias veces, revisan el celular y empiezan a pensar en todo lo que tienen que hacer en el día. Sube la ansiedad, te distrajiste demasiado tiempo en Instagram, ahora estás atrasada, parece que no alcanzas a tomar desayuno, ¡a correr! … ¿te suena familiar? Lo que cultivas en la mañana influencia cómo te sientes, piensas y actúas durante el resto del día. Prepara tu AM para el éxito con los consejos que nos da la lifecoach Daniela Sani.

Los primeros 30 minutos de tu día son FUN-DA-MEN-TA-LES, ya sea hagas una sola cosa o varias durante ese tiempo, todo irá en ayuda para entrenar tu mente y cuerpo. La clave está en ser consistente con lo que decidas hacer. No necesitas hacer todas estas cosas a la vez, puedes elegir dos o tres, pero hazlas todos los días. Y qué mejor que empezar ahora, cuando el ritmo es mucho más relajado y no tenemos el estrés de la rutina diaria. No hay razones para no estar saludable en tus vacaciones.

1. Acuéstate temprano. Sí, tu mañana comienza la noche anterior. “Prepara tu ambiente para dormir, desconéctate del teléfono al menos una o dos horas antes, las luces de la pantalla interrumpen tu ritmo circadiano y suprimen la liberación de melatonina, que es la encargada de regular tu sueño”, explica Daniela

2. Modo avión. Poner el celular en modo avión te ayudará a no caer en la tentación de revisar las notificaciones al despertar. De esta manera evitarás sumar estrés y ansiedad en las primeras horas de tu día. “En vez de despertar y enfocarte inmediatamente en todos los estímulos externos, conecta contigo y pon el foco en el momento presente. Esta puede ser la práctica más difícil de todas, pero créeme vale la pena”, sugiera la lifecoach.

3. Gratitud. Escribe en una libreta o piensa en 3 cosas por las que estás agradecida hoy. La gratitud es como un músculo que necesita de práctica para desarrollarse y crecer. Partir el día con una actitud de agradecimiento te conecta con un estado más positivo y te permite ver las posibilidades en vez de los obstáculos.

4. Medita. “Si hay una práctica que realmente ha cambiado mi vida es la meditación. Me trae al momento presente, me conecta con quién soy y me limpia de todo el ruido mental, lo que después influencia cómo respondo a los desafíos en mi día.  Solo 5 minutos hacen una gran diferencia. Una forma simple es enfocarte en la respiración, cierra tus ojos e inhala por la nariz por una cuenta de 4, retén el aire durante 5 segundos y luego exhala por la nariz en una cuenta de 6. Repítelo cuatro veces y verás cómo te calmas”, propone Sani.

5. Muévete. ¡Estírate al despertar! Si eres una deportista am aprovecha para hacer tu práctica a primera hora del día o tan solo saca a pasear a tu perro. Lo importante es activar la circulación y energizarte.

6. Haz tu cama. Tan simple como eso. El hecho de hacerla hará que sientas que tuviste un logro justo al comenzar el día. “Tim Ferriss (empresario y famoso podcaster) en su libro Tribu de Mentores entrevista a más de cien personajes exitosos y uno de los hábitos que más se repite entre ellos, además de la meditación, es hacer la cama. Esto es incluso más importante si trabajas desde la casa”, dice Daniela.

7. Una meta diaria. Tómate unos minutos antes de partir el día y piensa ¿cuál es la tarea más importante para lograr hoy, esa que, si no hicieras nada más en todo el día te habría ayudado a avanzar y sentirte orgullosa? “Tener claridad, nos quita la presión de tomar decisiones durante la jornada, lo que genera estrés y ansiedad por tratar de hacerlo todo y terminar haciendo nada”, explica la coach.

“Somos lo que hacemos repetidamente. Excelencia, entonces, no es un acto, sino un hábito”, Aristóteles.