Mis días sureños en Pucón y Puerto Varas: Comer, pasear y descansar

Me fui de road trip al Sur de Chile con mi marido por 15 días. Fueron días de paseo, descanso y sabores exquisitos recorriendo tres lugares maravillosos: Pucón, Puerto Varas y Chiloé. Conocí hoteles, restaurantes y panoramas para quienes buscan experiencias en la naturaleza, con historia y aventuras- Aunque no voy a mentir, me centré bastante en los placeres del paladar. Aquí les comparto lo que rescaté de este viaje.

Empecé por Pucón y me alojé en La Codorniz, ubicado entre Villarica y Pucón. Es un Bed&Breakfast construido en una parcela por Iván y Cris, una pareja que se decidió con este emprendimiento cuando terminó la crianza de sus 8 hijos. Es uno de esos lugares mágicos, acogedor y muy relajante, para caminar entre flores, y leer y descansar con el sonido de los pájaros. Cris es chef y todos los días prepara tres opciones de menú para todos los gustos, con productos que cultivan en su propia huerta orgánica.

*Reservas con Iván al +56968341102 (si sale apagado sigue intentando, porque por allá la señal no es tan buena). Puedes encontrar habitaciones por un rango de $80.000 a $180.000 diarios, según la temporada y tipo de habitación.

La Codorniz

 

Restorante La Olla, Pucón.

¡Hora de comer!

Cuando da hambre, el sur siempre ofrece un rinconcito lleno de sabores para disfrutar. Conocí el restaurant Hestia y Bacco, el lugar en sí no era nada especial, pero la comida muy rica. La Olla es otro sitio que visité, les recomiendo quedarse en la terraza, porque el interior tiene mala acústica. Los platos estaban ok, pero nada para volverse loco. De los clásicos que nunca fallan les sugiero ir a La Maga (especialidad en carnes) y el Trawen, sus desayunos son exquisitos y también los ñoquis.

Pucón es un buen lugar para quienes disfrutan de paseos y actividades al aire libre, puedes encontrar una oferta variada para hacer rafting, trekking al volcán o también actividades más tranquilas como un día en las termas geométricas. Mucho de eso no hice, porque estoy embarazada de seis meses y medio, ya tengo más panza, así que me canso un poco más. Pero sí tenía energías para seguir recorriendo, así que continuamos hasta Puerto Varas.

Casa Werner, Puerto Varas.

Allí me alojé en la Casa Werner, en pleno lago Llanquihue. Es un hotel boutique que funciona en una casona de más de 100 años, de colonos alemanes, que mantiene su esencia original, pero que está completamente remodelada. Tiene un jardín precioso y una cuba ¡perfecta! El precio por noche ronda los $100.000.

Para comer, un lugar con buena vista es Se Cocina. Tiene una alternativa de tres menús, casi siempre con polenta como uno de los acompañamientos. ¡No dudes en elegirla, es espectacular! También les recomiendo La Chamaca, para mí la mejor picada de mariscos. No es barato y el lugar no es lindo, pero los maricos y pescados son de una calidad suprema. Una opción más internacional es El Humedal, que ofrece comida de inspiración asiática, muy sabrosa.

Dentro de los imperdibles incluiría a La Marca, un clásico de carnes que acaba de reabrir después que un incendio arrasara con todo en mayo del año pasado. La Mesa Tropera, es ‘Tiramisú de Puerto Varas’, hay uno en Frutillar que funciona solo los veranos, pero me gusta más el de Puerto Varas, porque su carta es más amplia, aunque la terraza de Frutillar tiene una vista que vale la pena.

La Mesa Tropera de Frutillar.

Para pasear y recorrer, en el centro cultural de la ciudad siempre hay exposiciones que vale la pena visitar y les recomiendo pasarse por el Café Literario. Un panorama es ir a la playa Las Cascadas en el Lago Llanquihue, es muy tranquila, tiene casitas sin rejas y un paisaje muy lindo. No puedes dejar de ir al Lago Todos los Santos y disfrutar del turquesa de sus aguas en catamarán. Para una vista privilegiada de la ciudad y el paisaje, el cerro Filippi ofrece una linda perspectiva, apta para los amantes de la fotografía.

Dejé Puerto Varas con el corazón y el estómago llenitos y me dirigí a mi próximo destino: misterioso, mágico y encantador, Chiloé…

(Continuará).

 

 

 

Josefina Pooley

Josefina Pooley

CO-founder Cranberry Chic. Estudio Filosofia PUC. Master PNL,Coach (PNLspain). Profesional de Eneagrama (IEA). Asesoramiento Filosofico (ASEPRAF). Elejida en 2013 como 1 de las 100 jóvenes líderes de Chile por el la universidad Adolfo Ibáñez y revist sábado el mercurio