¿Lo pasas mal con las alergias? Los probióticos te pueden aliviar

Sabemos que ayudan a fortalecer el sistema inmune, aunque lo que más conocemos es su propiedad para promover el buen funcionamiento del sistema digestivo. Pero esta capacidad, no es el único efecto positivo de estos alimentos, también tienen un rol importante en relación con las alergias y en la prevención de infecciones.

Los probióticos son “alimentos funcionales, lactobacilos, que pueden tener efectos benéficos para la salud y se encuentran en alimentos preparados o productos farmacéuticos (en cápsulas o sobres). Su principal función es fortalecer el sistema inmunológico, ayudando a estimular las defensas del organismo”, explica Ana María Agar, inmunóloga de la Universidad de Chile y parte del equipo médico de Clínica Dermacross.

Probióticos y alergias

Cuando sufrimos de congestión alérgica estamos ante una reacción de hipersensibilidad del sistema inmune frente a diferentes factores. Los probióticos tienen una poderosa acción para modificar la respuesta inmune que puede estar desviada, que causan rinitis, asma y dermatitis atópica. “Por ejemplo, en el caso de alergias ambientales los probióticos son capaces de regular y disminuir esa respuesta exagerada. Esto no significa que reemplazará al antihistamínico, pero sí puede disminuir los síntomas. Generalmente se deben tomar por meses, sobre todo durante el periodo polínico”, explica la especialista de Clínica Dermacross. Además, existen estudios que señalan que podrían ayudar en casos de alergias alimentarias.

Prevención de infecciones

Los probióticos tienen un importante efecto preventivo en caso de ciertas infecciones. “En todos los tejidos hay bacterias, a nivel intestinal y de la piel. A través de los probióticos, el organismo es capaz de transformar la respuesta inmune que pueden tener a nivel local y cómo se desarrollan las bacterias buenas versus las malas. Perder de las bacterias buenas favorece que los patógenos generen infecciones como las urinarias, vaginales por hongos y respiratorias, entre otras”, explica la Dra. Agar.

¿Cómo se usan los probióticos?

Lo principal es entender que no todos los probióticos sirven para todo. Se trata de cepas específicas que van a ayudar en caso de alergias, infecciones urinarias, vías respiratorias y sistema digestivo, entre otros. Para un efecto óptimo, lo ideal es que el probiótico llegue intacto al intestino, ya que muchos se destruyen a nivel del estómago. Por este motivo, la industria farmacéutica ofrece comprimidos que permiten un buen resultado. Es recomendable consultar un médico, que evalúe la cantidad y la cepa que mejores resultados obtenga en cada persona y/o caso, pues según las patologías, se pueden tomar varios a la vez.