Los tonos de pelo que veremos el 2019

Comenzar un nuevo año es la excusa perfecta para un cambio de look. A veces, darse la oportunidad de verse diferente es una buena idea para un ‘start fresh’ y jugar un poco con tu imagen. En esta nota te mostramos pistas de lo que veremos en tonos para el próximo año.

 Durante 2018 vivimos una explosión de cabelleras ginger, cada vez más mujeres se atrevieron con un tono que no es fácil, pero que resulta tentador. Y el año que viene podría ser la consolidación de este color, que pelea el protagonismo del platinado. Es llamativo, sexy y tiene un ‘no sé qué’ de rebeldía. Pero, tal como el icy blonde –que a estas alturas es todo un clásico- es difícil de llevar. Los naranjas y rojos se deslavan fácilmente y no favorecen a todos los tipos de piel.

“A las pieles más cálidas y/o morenas les recomiendo jugar con tonos más rojos y para pieles más frías y claras (de pelo rubio o castaño medio) funcionan bien los naranjas y rojos,  pero aquellas pieles frías y de pelo oscuro deben tener más cuidado, porque no siempre les queda bien. Para jugar con loa tonos naranjas y cobres también se puede considerar no intervenir el color completo y matizar con baby lights o con técnicas más alzada para efectos más naturales. Siempre debes evaluar con tu estilista qué tipo de colorín o de rojo te beneficia más para decidirse por uno más dorado o más intenso para favorecer la piel, porque puede realzarla, pero también opacarla y destacar las imperfecciones si no es el adecuado”, explica Paulina Martínez, estilista y socia de la peluquería consciente, La Peluquerida.

Por otro lado, pareciera que las cabelleras naturales serán la tónica general del 2019, según pronostica el sitio Refinery 29, tanto de aspecto como de sensación (recordemos que en años anteriores los estilos de ‘wet hair’ y cabellos texturizados marcaron la tendencia). Eso sí, no por eso serían looks aburridos. Porque se jugará bastante con el tono base y con técnicas como baby lights o mechas focalizadas. “Son estilos que necesitan poca mantención y dañan menos el pelo, porque no requieren una decoloración tan intensa”, dice Paulina.

Así que veremos cómo se realzan los rubios con efectos de luz quizás más blanquecinos y los pelos castaños con tonalidades más caramelo. Un año más natural suena bien, aunque estaremos pendientes a las tendencias que nos sorprendan a lo largo del año.