Preparar la piel pre-maquillaje te cambiará la cara

Maquillarse no solo consiste en aplicar la base y el resto de los cosméticos. En este proceso también tiene cabida un paso muy importante que, de hecho, influye directamente en el resultado final. Una correcta preparación de la piel asegura un mejor aspecto de esta y también mayor duración del makeup.

“Piensa que saltarse estos pasos es como pintar una pared sin antes haber lijado las imperfecciones”, dice la maquilladora Agustina Guerreiro (@makeupbyagusg). Y nos recomienda comenzar con una buena limpieza, desmaquillar si vas a re-maquillar y utilizar el limpiador que se ajuste a tu tipo de piel, puede ser en mousse, gel o líquido.

Luego, importantísimo, el tónico. “Barre las células muertas, los restos de maquillaje y las bacterias que puedan haber quedado después del limpiador”, asegura Agus. Recuerda exfoliar de una a dos veces por semana para remover las células muertas y también tener la piel más lisa a la hora de aplicar maquillaje.

Un sérum es excelente para pieles con tendencia a la sequedad, pero también es un extra de hidratación y propiedades que no están de más. Prefiere aquellos con antioxidantes (vitamina C), antiinflamatorios (zinc) y agentes hidratantes (aminoácidos).

Ahora a hidratar. Lo ideal es tener dos; uno para el día con protección solar y el otro más ‘pesado’ o denso para la noche. Aplicar el hidratante tiene su técnica. “La mayoría cree que se masaje sobre la cara, pero no. La mejor forma de aplicarlo es presionándolo suavemente en la piel usando las yemas de los dedos. Así evitamos aplicar más cantidad de la necesaria, lo que puede resultar en que la piel quede engrasada”, explica la makeup artist. Deja unos minutos (al menos dos) para que el hidratante se absorba y asiente en la piel. En esta etapa también sumamos el contorno de ojos, vital para que luego el corrector se asiente bien y no agriete.

No te olvides de los labios, un bálsamo labial al comienzo de todo ayudará a humectarlos mientras se absorben los demás productos.

Estamos listas para el primer. La elección está directamente relacionada con las necesidades de tu piel y también se pueden combinar. “Por ejemplo, para la zona T oleosa utiliza uno matificante y para áreas con poros dilatados como las mejillas, puedes considerar uno que tenga efecto de relleno”, sugiere Agus.

¡Estás lista! Ahora recién puedes empezar tu maquillaje. Parecieran muchos pasos, pero no es tanto como se ve y es importante para cuidar tu piel. Cuando veas el resultado final, lo vas a agradecer.