BURBERRY: EL RAINBOW CHECK COMO DESPEDIDA DE BAILEY

El sábado 17 de febrero se realizó el esperado fashion show de la lujosa casa de moda británica Burberry en el London Fashion Week 2018, y su director, Christopher Bailey aprovechó la ocasión para decir adiós y retirarse de las pasarelas, lo que ciertamente no fue una salida silenciosa.

 

La colección se mostró en los edificios de Dimco y, como era de esperarse para la de despedida del diseñador creativo, asistieron importantes rostros de la industria como Naomi Campbell, Kate Moss, Blondey McCoy y Tessa Thompson. Las fashion icons estuvieron sentadas en primera fila, aplaudiendo, comentando y disfrutando de los distintos outfits de la pasarela ancha y rectangular que rodeaban los modelos, dejando un gran espacio en el centro.

 

La propuesta, del abiertamente homosexual diseñador, recreó piezas clave de los archivos antiguos de Burberry, jugando fuertemente con su famoso patrón beige de cuadros escoceses y líneas de los colores del arcoíris, dándose a conocer como “The Rainbow Check”, es decir, una versión alusiva al movimiento LGBTQ de un clásico de la marca. Los colores representativos de la bandera gay se vieron en la gran mayoría de los looks, ya sea en la prenda misma, como vestidos y chaquetas, o en complementos como gorros, carteras y zapatillas.

 

La última colección de Christopher Bailey habló de una eterna nostalgia de la moda de los años 80 y 90, faldas kilt en los hombres, chaquetas deportivas en tonos clásicos ochenteros, la clásica Nova check en distintas prendas, sobre todo en chaquetas, blazer y los famosos jockeys o baseball cap. En algunas ocasiones el diseño escocés iba con las líneas de colores y otras veces simplemente en su versión original beige.

 

El diseñador incluyó en su colección diversas prendas oversized, enfocada en la comodidad de la mujer y la versatilidad de la prenda. Es así, como pudimos apreciar diversos looks con vestidos largos combinados con un polerón o chaqueta oversized tipo boyfriend. En este formato, pudimos observar algunas puff jacket muy coloridas, con y sin mangas. También incluyó diseños floreados y de puntos, mezclando y sobreponiendo en un solo outfit muchos colores y estampados, muy ad hoc con las tendencias actuales. Agregó como accesorio también los maxi aros, jugando con usar distintos diseños en cada oreja.

 

La última aparición del show sobre la pasarela fue de la súper modelo Cara Delevigne, en un maxi abrigo de piel, con colores de la bandera del arcoíris, provocando que la mayoría de los espectadores tomaran sus smartphones para capturar el momento en fotos. Sobre todo, porque la reconocida fashion girl, lleva ya un tiempo retirada del modelaje y más enfocada en su carrera como actriz. Sin embargo, no pudo rechazar la oferta de ser el cierre del último show de Bailey.

 

Las luces oscuras y dramáticas abrieron la pasarela de manera taciturna, con místicas canciones, como Memories de Bronski Beat, Smalltown Boy de Jimmy Somerville y For a Friend de The Communards. Mientras que un espectáculo de luces láser con forma de arcoíris fue el telón de fondo del épico cierre de Cara Delevigne. El diseñador recibió una ovación de pie de la multitud, que estaba allí para despedirlo después de casi dos décadas de trabajo en la marca de lujo británica.

 

Trinidad Morel

Trinidad Morel

Con gusto por la moda, pasión por el mundo y amor por la literatura y la escritura.