Gabriela Fuentes: sus inicios y triunfos en el mundo del modelaje

 

Con tan solo 22 años, Gabi Fuentes, suma una enorme cantidad de logros y una pulida experiencia en el mundo de las pasarelas y portadas. Fue descubierta por la Agencia Elite Model Look a los 14 años y elegida rostro del año Elite el 2010. A los 16 años, partió con su mamá a probar suerte a Londres y hasta el día de hoy, varios años vive a medias entre Santiago y New York, en donde asiste a casting de importantes marcas como Burberry, Chanel, DKNY, Prada y Mac.

 

La Gabi es una de las Gold Girl de la Agencia de modelaje más cotizadas del país, siendo habitual ver su cara como rostro de las más importantes campañas nacionales. Sin embargo, la modelo, también ha trabajado para prestigiosas marcas internacionales, como Marc Jacobs y The Row, posicionándose entre las más exitosas del rubro en Chile.

A pesar, de que su belleza es indiscutible, con finos rasgos y unos ojos espectaculares, su amor por lo que hace y su profesionalismo han sido vitales para lograr la próspera y ascendente carrera que tiene en la actualidad. Sobre todo, por la total entrega a su trabajo como modelo, luego de desistir de los estudios de Diseño.

Esta amante de la moda sueña con hacer una carrera sólida en el extranjero y aparecer en la portada de importantes revistas.

 

– ¿Cómo fue tu llegada al mundo de las pasarelas y portadas? ¿Fue algo que siempre quisiste?

Cuando tenía 14 años, supe que estaban haciendo un casting en la agencia Elite Model y me fui a postular. Al día siguiente me llamaron para decirme que había quedado seleccionada y para contarme más sobre la agencia y su funcionamiento, pero me dijeron que, aunque cumplía con las medidas requeridas, tenía que esperar un año para empezar a trabajar.

La verdad, nunca había pensado en ser modelo. Nunca llamó mi atención antes, solo se dio la oportunidad y la tomé sin pensarlo.

 

 

– ¿Cuál consideras que ha sido de tus mayores logros en el rubro? ¿Algún trabajo en que sintieras que destacaste sobre el resto?

Definitivamente, mi mayor logro fue cuando desfilé para Marc Jacobs en New York en junio del 2014. Fue un gran logro, porque me acuerdo que el casting estaba repleto y yo jamás pensé que me iban a elegir a mí de entre todas las modelos que habían postulado, y que el mismo Mack Jacobs me prefiriera a mí fue increíble. El trabajo previo a la pasarela fue agotador, pero cuando estaba desfilando me sentí muy orgullosa de mí misma.

 

– ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo y su ambiente?

Yo creo, que lo que más me llena en este trabajo es hacer sentir bien a las personas, aportando para que exista un buen ambiente laboral, siendo empáticos y siempre respetando el trabajo del otro. Ayudo en todo lo que puedo y trato de siempre estar en buena onda, aunque a veces esté agotada y no te den ganas de ser simpática. Al final del día, se valora muchísimo eso: el ambiente y las personas. Así se logra una relación buenísima con el equipo y más eficiente, y cuando me voy me siento enriquecida con la experiencia.

 

 

– ¿Cómo fue compatibilizar el mundo del modelaje con tu mundo personal y académico? 

Fue muy difícil. En el colegio te entienden más y es más fácil justificar las ausencias o ponerse al día. Pero me fue imposible compatibilizar estudiar una carrera con mi trabajo de modelo. Después de salir del colegio y estar un año dedicada completamente a mi trabajo, entré a estudiar Diseño Textil, pero estuve solo un año y me retiré. No pude hacer las dos cosas tan bien como me habría gustado.

Como dice siempre mi papá: “mejor hacer una cosa bien y al 100%, que dos cosas a medias”, y por eso decidí arriesgarme y tomar este camino (el del modelaje). Sin embargo, agradezco infinitamente haber ido a la universidad porque, además de que aprendí muchísimo, conocí a un grupo de amigas con los que formé lazos muy fuertes y con las que nunca más me he separado ni dejado de hablar.

 

 

– Cuéntanos de tus rutinas de belleza y tus tips secretos ¿Tienes alguna rutina en particular de ejercicios y cuidados?

No tengo rutinas de belleza tan definidas, pero desde que soy muy chica he cuidado mucho mi piel. Naturalmente, la tengo súper seca y sensible, además soy bien alérgica, por lo que ocupo cremas de cuerpo y cara que sean aptas para mi piel y siempre hipoalergénicas. También, me limpio la cara antes de dormir y me aplico crema de noche. Esos son mis mayores cuidados.

Nunca me he teñido el pelo, pero estoy constantemente haciéndome masajes de hidratación y cortándome las puntas. Ese cuidado se lo dejo siempre a Nour Chomali, de la peluquería La Guapa Simona, que es mi favorita.

¡Nunca he hecho dietas en mi vida! Y ojalá no tenga que hacerlas nunca, porque me encanta comer. De hecho, me gusta salir a probar distintos comida a diferentes lugares, aunque mi restorán favorito es el Pomeriggio del Casa Costanera.

Lo que sí hago es Pilates en la Academia de Malú Pérez, que ahora en marzo se viene con todo: nuevo espacios y nuevas disciplinas. Además, trato de tomar mucha agua durante el día y como harta ensalada, ¡Me encanta!

 

 

– ¿Cuáles son tus proyectos para este nuevo año? ¿Algo en lo que ya estés trabajando y que no sepamos?

El teatro y la actuación son uno de mis proyectos pendientes para este año, ya realicé un curso, pero quiero perfeccionarme aún más en el rubro, por lo que postulé a una escuela de actuación y parto con los talleres en dos semanas.

Aunque ya está hecha desde noviembre, se estrena en marzo una mini web serie que grabé con los hermanos Badilla y que me dejó con más ganas de crecer en el mundo de la actuación.

Además de seguir yendo a NYC, quiero viajar a otras partes a buscar nuevos mercados. Me interesa mucho Australia y Brasil, con los que ya tengo contrato con una agencia. En este último, ya hice una campaña para una tienda de bikinis llamada Cía. Marítima, que va a estrenarse también en marzo.

 

 

– Para conocerte mejor, ¿Cómo es tu esquema de vida? ¿Dedicas el 100% de tus días al modelaje, tomas vacaciones y descansos?

Bueno, este año, además de estar trabajando como modelo, voy a empezar con los talleres de actuación, que igual van a ser bien demandantes.

En general, trabajo todo el año y me tomo vacaciones en febrero, para pasarlas con mi familia y mi pololo. Eso sí, si sale pega en Santiago, me vuelvo por unos días. Al final, estoy siempre pendiente, si te desconectas totalmente puedes perder muchas oportunidades.

Igual, cuando estoy con tiempo, aprovecho para salir con mi pololo y mis amigas y pasar tiempo con la familia.

 

– Sabemos que te encanta la moda, háblanos de tus marcas preferidas y tus outfits y prendas regalonas. ¿Algún accesorio predilecto?

¡Me encanta! Encuentro que Cher es una marca muy ondera. Me encantan sus prendas y accesorios de cuero y sedas, son preciosas.

Para mí es muy importante la comodidad, por lo que entre mis prendas regalonas siempre están las zapatillas Superga, que complementan muy bien mis looks y quedan bien con todo.

Un outfit veraniego que nunca falla, es un vestido cortito tipo seda, amarrado con un cinturón y unas zapatillas para darle más estilo a la tenida.

En cuanto a accesorios, me encantan los anteojos, ojalá bien redondos y grandes, son un sello muy importante y entregan glamour y onda al look.

 

Trinidad Morel

Trinidad Morel

Con gusto por la moda, pasión por el mundo y amor por la literatura y la escritura.