Cuatro Etapas Para Ordenar Tu Casa

Quizás, y sólo quizás, llegamos a ese punto en el que miramos nuestra casa y la gota del vaso rebalsa frente a la obviedad más cruda: se necesita ORDEN URGENTE. ¿Pero cómo, cuándo y por dónde arrancar? Para algunos es una cualidad innata (la de mantener el orden) pero para otros es lo mismo que andar a ciegas en un cuarto oscuro. E incluso para los más ordenados existe un talón de Aquiles por lo que a TODOS nos viene bien repasar las etapas de abajo.

Compromiso al cambio. Y si, ordenar no es algo que funcione si sólo se hace esporádicamente cuando a uno le surge o tiene tiempo. Funciona exactamente como cuando decidimos hacer una dieta para mantener nuestros cuerpos sanos. ¿Qué quiere decir esto? Que se necesita compromiso, rutina y un plan a largo plazo.

Tiempo al tiempo. Entre asumir un compromiso y ver un cambio hay un trecho. Si hoy decidimos empezar con el orden en nuestras casas, no esperemos que mañana todo funcione a la perfección. Tenemos que tener la paciencia de generar el hábito, no sólo para nosotros sino para todos los habitantes de la casa. Creo que podemos coincidir en este punto: o se trabaja en equipo o el camino se hace cuesta arriba.

La selección. Asumir el compromiso y tener paciencia es clave, pero acá es donde muchos empezamos a luchar con nuestros demonios internos. Lo primero que hay que hacer es mirar nuestras casas, ver todo lo que tenemos y hacer dos listas: sirve y se queda & no sirve y se va. Nótese: Si somos flojos perdemos, por lo que hay que ser agresivos en cuanto a la división. Aprovechemos para regalar o donar todo eso que sabemos que nunca usamos ni vamos a usar. A nosotros nos desordena la casa y a otros les puede ser útil.

El guardado. Lo siguiente sería guardar las cosas y para eso ayuda, en primer lugar, hacerlo por categorías: Ropa, juguetes, artículos de limpieza, ornamentos para festejos especiales, herramientas, etc. Otro tip sería guardar las cosas que usamos diariamente en lugares sencillos y a la vista para tener fácil acceso cuando las necesitemos. En cuanto a las cosas que usaremos solo en ocasiones particulares o en otras temporadas, podemos almacenarlas en cajas bien etiquetadas donde no sean un obstáculo.

 

 

 

 

Está claro que hay que profundizar muchísimo en el tema para ir dominándolo, pero si logramos superar estas fases podemos decir que dimos un gran  paso en el no sencillo camino de tener una casa más prolija y, por ende, más libre de estrés y caos.

Sofi Martini

Sofi Martini

Soy Sofi o So o Sow. Curiosa por naturaleza y Comunicadora Social según la universidad. Trend seeker & viajera incansable por definición, fotógrafa aficionada por elección. Pet friendly sin discusión y lectora fanática de casi todas las temáticas.