Deco: Estilo Nórdico

Por lo general, a quienes les gusta la moda y siguen las corrientes mundiales también son personas a las que les interesa que sus casas tengan un estilo propio. Es por eso que vamos a darle éste espacio al increíble mundo de la decoración. ¿Y qué mejor que empezar por las tendencias que pisan fuerte hoy en día?

El primero de ellos es un estilo que muchas de nosotras ya escuchamos nombrar en al menos un grupo de amigas: el famoso estilo Nórdico, también conocido como Escandinavo. Nació en el siglo XX en los países del norte de Europa (como Noruega, Suecia) y tiene una personalidad decididamente marcada que se basa en los siguientes pilares:

 

 

Funcionalidad. Por esa época, la gente necesitaba muebles que sirvan y duren. Así de simple. Es por eso que su decoración tiene siempre un propósito y descarta todo lo que simplemente “recarga” o no tiene mucho que hacer ahí.

Luminosidad. Este es otro must de un estilo en el que se impone el blanco puro o los tonos claros, ya sea para el piso, las paredes, los muebles y hasta los techos. El objetivo era iluminar las casas en países donde había poca luz durante el año, como sigue siendo el caso, por ejemplo, en Finlandia.

 

 

Simplicidad. Es una onda sobria y simple que se guía por las líneas rectas y el aprovechamiento de los espacios para dar una sensación de amplitud. Acá, menos es más.

Naturaleza. Muchos de sus detalles vienen de la naturaleza y el principal de ellos es definitivamente la madera, siempre en colores naturales o claros. Pero también usa el lino, el algodón, el mimbre o lo que se les ocurra. Y, obviamente, es un estilo que se acompaña con plantas, que siempre levantan y alegran todos los espacios.

 

Diría que es un tipo de diseño perfecto para varias por estas razones: evita que te compliques, ayuda a quienes están recién empezando a decorar su casa y tienen que ahorrar (ya que solo usa lo que es funcional), maximiza los espacios (ideal para ambientes chicos), brinda un toque natural gracias a la luz y da un look & feel chic sin caer en lo pretencioso o pomposo.

Y last but not least: es la excusa perfecta para NO usar ese objeto de decoración poco agraciado (por decir algo…) que te regalaron esa vez y no sabes ni para qué sirve ni dónde ubicar 😉

 

 

 

Sofi Martini

Sofi Martini

Soy Sofi o So o Sow. Curiosa por naturaleza y Comunicadora Social según la universidad. Trend seeker & viajera incansable por definición, fotógrafa aficionada por elección. Pet friendly sin discusión y lectora fanática de casi todas las temáticas.