El verano en una maleta. Capítulo II

A la hora de renovarnos para una nueva temporada estival no es necesario gastar fortunas en nuevas adquisiciones y desechar lo usado en temporadas pasadas. Hay trucos sencillos y prácticos que no sólo sacan de apuro, sino que pueden transformarse en excelentes opciones para lucir prendas que considerábamos out y que, dándoles un pequeño switch, pueden lograr ser el complemento perfecto para un look fresco y simple, pero siempre chic.

Los buenos consejos también caben en una maleta, así es que, para completar el “armamento” de este verano, les dejo algunos tips para invertir bien y también darle nueva vida a aquello que considerábamos desechable.

  • En términos de inversión, los zapatos están en el top de la lista. Ya sea si quieres seguir las tendencias o mantener tu propio estilo, el consejo del día es ir por un número más grande. Si en invierno usas número 36, sube a 36 y medio o 37. En verano los pies se hinchan con el calor y más vale prevenir que lamentar. ¡Comodidad ante todo!
  • Reutilización, uno de mis trucos preferidos. Seguro que más de una mira las prendas de temporadas pasadas con escepticismo o algún grado de aburrimiento pero, antes de que estas pasen a segundo plano, considera darles nueva vida ya sea incorporando aplicaciones tipo bordado, perlas o glit o, incluso, algún dibujo o diseño sutil hecho a mano. En el caso de poleras y camisetas monocromáticas, un dobladillo en las mangas o un simple amarre a nivel de la cadera o cintura, también hacen el trabajo.
  • Elección de la tela. El algodón es, sin duda, el rey del verano. Una tela liviana que “respira” y deja respirar. Absorbe la transpiración y también la libera.  A la hora de invertir, háganlo en prendas de telas livianas y naturales y eviten las de origen plástico/sintético como el poliéster. Por mucho que su silueta, corte, largo o color esté de moda. ¿Otras opciones? Lino, denim delgado y seda.