Mujeres Empoderadas

“Loving yourself is Multi-Orgasmic”

Al leer esta frase, quizás la primera impresión que nos llevemos sea un tanto controversial. No estamos acostumbrados a ir por la vida soltando palabras que resuenan como temas tabú. 

En cuanto este clutch llegó a mis manos no pude aguantar la tentación de lucirlo.

Lo primero que pensé al ver la conjunción de palabras “multi-orgasmic” fue “no, no”.

Pero una vez que entendí la imagen completa, “loving yourself is multi-orgasmic”, se volvió un estandarte humorístico que simboliza la fuerza de ser mujer. Un recordatorio que nos hace ser conscientes de nuestro lugar en el mundo, de nuestros derechos y de nuestra voz.

Por medio de la unión y colaboración buscamos ocupar un lugar en la sociedad y, de esta manera, aspiramos a desarrollar nuestras vidas en un marco de igualdad. Sin hacer la contra a nada ni a nadie, solo y simplemente recordarnos que somos capaces de mucho más de lo que creemos.

Si hay algo que la historia nos ha demostrado es que la diversidad, el respeto y la integración son los pilares que motorizan la búsqueda de la felicidad en el ser humano.

¿De qué manera? Todas las personas somos diferentes desde muchos puntos de vista. El primer paso es comprender la diversidad reinante en la aldea global, como una oportunidad para enriquecernos personal y socialmente. Cuando esa pluralidad se basa en el respeto, estamos encaminados hacia la integración. Abriéndonos hacia el mundo que nos rodea conseguiremos que nuestras sociedades _cada vez más multiculturales_ sean el marco propicio para una convivencia intercultural más feliz.

Destacarnos por nuestros talentos es lo más valioso. Nuestros cuerpos son el envase que nos contiene. Lo que importa radica en el interior. Como dijo alguna vez Diane Vreeland: “No tienes que ser bonita. No se lo debes a nadie. Ni a tu novio, ni a tu esposo, ni a tu pareja, ni a tus colaboradores; especialmente no le debes nada a un hombre cualquiera en la calle. No se lo debes a tu madre, ni a tus hijos, ni a la civilización en general. La belleza no es un alquiler que hay que pagar por ocupar el espacio de ser mujer”.

No debemos dejar que nos cataloguen como objetos sexuales.

Muchas veces nos perdemos en los parámetros que la sociedad nos muestra como correctos. Y dejamos de entender que la perfección descansa en la singularidad de cada una.

Un primer gran paso es aprender a querernos como somos, amando nuestras virtudes y cobijando nuestros defectos. Porque ambos, virtudes y defectos, conforman esa unidad que somos las personas.

Clutch Aimé García Handbags

Fotos Achu Arias

Guadalupe Malter

Guadalupe Malter

De profesión soy diseñadora de moda, pero actualmente me dedico a la comunicación en medios digitales. Además de mi espacio en Revista Ohlalá, doy a conocer mi perfil en www.guadalupemalter.com.ar. Allí comparto posteos acerca de la búsqueda del estilo propio y la importancia de expresar nuestra individualidad. Sin desatender tampoco la historia de la moda.