¿Como Combatir el Stress a Través de la Alimentación?

En los últimos años, la palabra estrés resuena en diversos ámbitos: estrés laboral, estrés emocional, cansancio, entre otros. Los malos hábitos alimentarios también pueden causar estrés. ¿El consejo? Revisar cuáles son los alimentos perjudiciales para el organismo, y reemplazarlos por todos los nutrientes que benefician nuestro cuerpo y en especial, nuestra mente.

La dieta debe ser balanceada, adecuada a gustos y preferencias, placentera. Siempre es mejor poco pero bueno.

¿Cuáles son los alimentos que hay que evitar?

Las personas más propensas a padecer stress son aquellas que en su alimentación incluyen principalmente alimentos que deberíamos consumir con moderación o desechar de nuestra dieta:

  • Comidas rápidas, fritas, congeladas, enlatadas o procesadas.
  • Alto contenido de sodio en sus preparaciones.
  • Excesivo consumo de cafeína.
  • Excesivo consumo de bebidas carbonatadas.
  • Alto consumo de alcohol.
  • Alto consumo de carnes rojas.
  • Excesivo consumo de embutidos, chacinados, productos de copetín, productos de pastelería.
  • Alto consumo de azucares refinados.
  • Excesivo consumo de grasas saturadas.
  • Alto consumo de edulcorantes artificiales, conservantes  aditivos y colorantes artificiales.

 

Ahora, enunciados los NONO, ¿qué nos queda? ¿Cuáles son los nutrientes que no pueden faltar en un plan anti- stress? Veamos.

  • Antioxidantes/ Betacarotenos: Ejercen acción antioxidante y estimulan el sistema inmunitario.
  • Fuentes naturales: zanahorias, brócoli,  repollitos de bruselas, espinacas, acelga, calabaza, tomate, zapallo, ají, lechuga, y en frutas como melón, mango, durazno, damasco).
  • Vitamina C: Es la vitamina antiestrés, antienvejecimiento, gracias a su poderosa acción antioxidante.
  • Fuentes naturales:  naranja, pomelo, mandarina, limón, lima, melón, kiwi, frutillas brócoli, pimientos, tomate, espinaca.
  • Vitamina E: Es un antioxidante natural.
  • Fuentes naturales: aceites vegetales, frutos secos, semillas, yemas de huevo, germen de trigo, cereales y panes integrales.
  • Selenio: Es un antioxidante que previene las reacciones excesivas de oxidación.
  • Fuentes naturales: Germen de trigo, apio, algas, cereales integrales, pescados, mariscos, carnes, cebolla, ajo, levadura de cerveza.
  • Magnesio: Es muy útil para combatir el estrés debido a su natural efecto tranquilizante, y relajante muscular.
  • Fuentes naturales: Cereales integrales, legumbres, hortalizas de hojas verdes, frutos secos, algunas frutas como banana y kiwi, pescados y mariscos, germen de trigo y semillas.
  • Potasio: Participa en la transmisión nerviosa y el trabajo muscular.
  • Fuentes naturales: legumbres, especialmente la soja, en germen de trigo, nueces, banana, acelga, calabaza, berro, zanahoria, champiñones, melón, frutillas, tomate, naranja, uva, manzana, lácteo, y carnes.
  • Vitaminas del complejo B: Se encuentran en alimentos de origen animal y vegetal.
  • Fuentes naturales: cereales integrales, legumbres, carnes, lácteos, frutas secas, germen de trigo, yema de huevo, vegetales de hoja verde.
  • Triptófano: Es un aminoácido esencial  para que el cerebro segregue serotonina que es un neurotransmisor cerebral. Tiene efecto antidepresivo, tranquilizante y ansiolítico.
  • Fuentes naturales: huevos, leche, cereales integrales, avena, dátiles, semillas de girasol, calabaza, y sésamo, pescados y carnes.
  • Ácidos grasos omega 3: Combaten el insomnio, el estrés y la ansiedad.
  • Fuentes naturales: pescados grasos, aceites de pescados, aceites vegetales, semillas de lino, chía y frutas secas.

Otra de las formas saludables para neutralizar el estrés, es acompañar una buena alimentación con un plan adecuado de actividad física, nunca viene de más. ¡Qué les sirva!

Marce Ronzoni

Marce Ronzoni

Lic en Nutrición, especialista en estética integral