CONSEJOS PARA CONSEGUIR EL SOSTÉN CORRECTO

No es sorpresa que la mayoría de las mujeres no use el sostén adecuado a su fisionomía. Lo vemos en las calles, en nuestras amigas y familia, y en nosotras mismas. Comprar sostenes puede ser un verdadero problema, no a todas nos gusta, es incómodo y si una es pudorosa, peor. No siempre está la señora sabelotodo de lencería o simplemente no le queremos preguntar. Pero, y ese es un gran pero, para verse y sentirse bien es absolutamente necesario empezar con el sostén apropiado, ¿de qué sirve tener unos zapatos espectaculares, la minifalda más sentadora o los accesorios de ensueño si el sostén se asoma mutante por la espalda o crea un rollo imaginario y un segundo, nada sexy, escote en la espalda? Si, estamos exagerando, ¿se entiende el punto?

Por eso reunimos, y probamos, los mejores tips para elegir perfectamente lo que se pone antes de ponerse todo.

– Los sostenes tienen dos indicadores de talla, un número y una letra. El número es el contorno de la espalda, y se mide debajo del busto y la letra es el contorno que se mide encima del busto.

– Ajustar bien los tirantes al probárselo, recuerda que vienen recogidos de fábrica.

– Al probarte el sostén, ponerse la blusa, polera, etc. que tenías puesta para ver cómo se verá habitualmente.

– El sostén NO se debe sentir. Es decir, los tirantes no deben dejar marca, y las copas no se deben levantar, tampoco se tienen que hacer nuevos “rollos” a causa del sostén.

– No debe sobrar nada. Ni tela, ni busto.

– Cada una tiene su preferencia, pero lo ideal es tener uno negro, uno blanco, y uno color piel. Para no arruinarse comprando lencería lo ideal es que cada uno tenga otra característica además del color, como ser strapless, push up, con tiras intercambiables, etc.

– Fijarse en la banda de la espalda, esta debe quedar donde termina el omoplato, o justo encima del término del hueso.

– Si se sube no es el correcto.

– Al abrochárselo, debe quedar bien en los ganchos más sueltos, recordando que todas las telas se sueltan y después podremos abrocharlo en los ganchos más apretados.

– Cambiarlos cada un año, máximo.

– Lavarlos a mano para cuidarlos y no deformarlos, y asegurar su durabilidad. Pero si no se puede, meterlos a la máquina dentro de bolsas especiales para el lavado. NUNCA meterlos a la secadora.

– Tener poco busto te permite usar CASI cualquier sostén, en términos de forma y de tirantes, pero ojo con que se suban.

– Si se tiene mucho busto no se pueden elegir tirantes muy delgados, ya que no dan el soporte suficiente.

Y plin! has conseguido el sostén correcto.

Equipo de Cranberry Chic

Equipo de Cranberry Chic

Inspírate y descubre los mejores looks de las principales trendsetters de tu país. Descarga nuestra app o registrate en www.cranberrychic.com

No Comments Yet

Comments are closed